5 Formas de Arruinar una Carta de Ventas

mujer con laptop y agendaYa que la forma más fácil y rápida de ganar dinero es con una carta de ventas, considero importante mostrarte las formas más comunes con que los copywriters novatos echan todo a perder.

De ninguna forma quiero que pienses que estas son “las únicas 5” o “las 5.” Son 5 muy comunes y relativamente fáciles de resolver.

Este es un post un poco más largo de lo normal, pero si te animas a leerlo tendrás una ventaja en los negocios sobre aquellos que lo dejen “para después”.

Bueno, aquí te van. Reconócelas, haz los cambios que sean necesarios y gana dinero con ellas.

Forma de Arruinar #1: Apelar en primer lugar al intelecto de tus prospectos.

Si has escuchado mi ponencia de los 3 cerebros, sabes el porqué de este punto. Por si no lo sabes, la versión express es que biológicamente la parte “racional” de nuestro cerebro es mucho más pequeña que las partes que controlan nuestros impulsos y nuestras emociones.

Por ende, es más fácil vender cuando involucras a las emociones y a las pasiones en tu argumento de ventas.

Hay gente que odia esto por considerar que ellos son diferentes. En realidad no lo son.

Este es talvez uno de los puntos donde todos somos iguales, nos guste o no. Queramos creerlo o no.

Tampoco se trata que montes una escena de teatro y toques el violín cada vez que quieras vender. Se trata de saber que si no hay botones emocionales fuertes en tu oferta, las más de las veces fracasarás.

Forma de Arruinar #2: Demostrar que “necesitas” que te compren.

Por alguna razón, los seres humanos estamos diseñados para respetar menos a aquellos que nos necesitan. Quizá la única excepción sean nuestros hijos.

Si en algún lugar tu carta grita “Por favor, compreme mi asunto/oportunidad porque de lo contrario no voy a poder pagar mi tarjeta de crédito”, estás en problemas. Lo más probable es que perderás la venta.

Y no creas que necesitas un grito. A veces un susurro te aniquilará. Mucho cuidado con esto.

Esto no significa que debas ser un cretino y mostrarle a tu prospecto lo poco que te importa si te compra o no. Balance, mi amigo, es la palabra mágica.

Y ahora que lo menciono, hay algo en el balance que es VITAL recordar:

Balance, en la mente de tu prospecto, no significa dando y dando. Eso está en tu mente nada más.

Para tu prospecto, Balance significa que por cada 5-10-20 puntos de valor que tu das, el prospecto da un punto de dinero.

Forma de Arruinar #3: Dejar que tu prospecto asuma todo el riesgo de la transacción.

mujer abrumada

Es natural que los seres humanos desconfiemos de alguien a quien conocemos poco (o no conocemos). La desconfianza y el miedo son los enemigos #1 de las ventas.

Por esa razón es tan importante que brindes esa seguridad demostrando que no habrán sorpresas desagradables en el camino que harán que tu prospecto muerda el polvo.

Si has estado en alguno de mis seminarios has notado que mi garantía suele ser que “si al llegar al break no sientes que has recibido al menos 10 veces la cantidad que pagaste, te devolveré la totalidad de tu dinero”. Bien, ese es un ejemplo real del principio de “tomar el riesgo en mis hombros” en acción.

Por si te interesa, hasta la fecha nunca nadie me ha pedido que le devuelva su dinero en un seminario 🙂

Forma de Arruinar #4: Tener una oferta confusa o compleja.

En las ventas, mi amigo, lo sencillo vencerá siempre a lo confuso.

Por esa razón, hay que mantener siempre una actitud de “linea recta” cuando vamos a vender. Todo lo que hacemos debe ir orientado con una lógica sin lugar a dudas.

No hay que dejar cabos sueltos. No hay que hacer complicado el que la gente saque la billetera y entregue su tarjeta o su efectivo.

Eso nos obliga a anticipar todas las objeciones imaginables y responderlas ANTES que nos las hagan.

No hay atajos en este punto.

Uno debe manejar a la perfección todos los pormenores de la oferta y saber exponerlos en forma lineal.

Forma de Arruinar #5: Olvidar que tu prospecto tiene muchas cosas más que hacer que leer tu carta.

Es cierto que este post es muy largo y que mucha gente jamás leería algo tan largo, pero tu sigues aquí … y una de las razones para ello es que en ningún momento he estado incluyendo información que te haga perder tu tiempo.

Esto es esencial al momento de vender.

Saber ir al grano de forma entretenida, útil y que haga que tus prospectos sientan que una parte de su vida ha mejorado luego de leerte (o escucharte) es un arte que te ayudará mucho a incrementar el $$$ que ganas.

No se trata de si es mejor corto que largo. Se trata que expongas tu caso de forma contundente sin aburrir a quien te lee. A veces se logra en 2 páginas, a veces en 60 ó más… depende de tu oferta, tu mercado, tu lista y muchos otros.

Pero ante todo, recuerda que en cuanto se aburran de leerte se acabó el juego para tí. Sin excepciones.

Revisa esta pequeña lista cada vez que vayas a escribir una carta de ventas o una propuesta de negocios. Te aseguro que si erradicas estos errores ganarás más dinero.

Viola estos principios a tu cuenta y riesgo.

El lunes iniciamos el mini-curso de marketing personal. Hoy es tu última oportunidad de enviarme preguntas para incluirlas en él. Revisa los últimos 2 emails si no sabes de qué hablo.

Feliz fin de semana.

Erick Monzón