Al confiado le dan por detroit

Un doctor ex-sperto estuvo a punto de arruinar una campaña en la que el Maligno Genio Licántropo (MGL) había puesto lo que queda de su corazón y el esfuerzo de muchas horas (el equivalente a que te den por detroit).

Afortunadamente, mi desconfianza natural salvó el día una vez más.

Quizá o quizá no estés enterado que uno de mis negocios comercializa suplementos nutricionales.

Recientemente preparé una muy agresiva campaña de marketing de un suplemento que contiene dosis muy altas de un antioxidante en particular.

Un día antes de lanzarla, me topé con el suplemento médico de un periódico local en la que el individuo al que le dieron el título de doctor afirma que el consumo ese antioxidante en particular disminuye el nivel de testosterona en pacientes con cáncer.

Ups.

A pesar de mi investigación a conciencia, este era un tema desconocido para el MGL.

Y esos son detalles que no debes pasar por alto.

Como todo hombre en mi posición hubiera hecho (!), decidí retrasar el lanzamiento y comencé a revisar toda la evidencia médica disponible para ver si el doctor estaba en lo cierto o no.

Obviamente, no quería afirmar que mi producto posee un compuesto que provee beneficios espectaculares para la salud si en realidad ese compuesto vuelve soft a los hombres con cáncer.

Hablé con diferentes especialistas e incluso revisé los archivos de la Investigación Farmacológica de los Estados Unidos (que es el equivalente a los Hechos de los Apóstoles para los doctores) y ¿sabes qué encontré?

Que al consumir ese antioxidante en particular de forma consecutiva durante 28 días se incrementa la cantidad de esperma y eleva el nivel de testosterona en un 50% con o sin cáncer.

Curioso, ¿no?

El periodista, el editor y el doctor se fueron en chuco.

Y su pequeño error de cálculo definitivamente está privando a muchas personas de solo Dios sabe cuántos beneficios.

Un nuevo recordatorio que no hay que confiar ciegamente en ninguna fuente en particular. Eso incluye, por supuesto, lo que yo digo.

Si es tu responsabilidad, haz siempre tu debida diligencia.

Ignora este mensaje a tu cuenta y riesgo.

Erick Monzon