Por Qué Nadie Escucha Tus Propuestas de Negocios

Harajuku PunkFinalmente lo lograste… tienes una idea de negocios excelente y nada puede salir mal. Solo falta un pequeño detalle… convencer a alguien que te apoye para echarla a andar.

Ese “pequeño detalle” suele ser el mayor obstáculo que muchos emprendedores novatos no logran superar.

¿Por qué se da eso?

Bueno, hay muchas razones por las que eso ocurre, pero voy a mencionarte algunas de las más comunes:

1. No Tienes Ningún Posicionamiento.

Mira, no me lo tomes a mal, pero no importa si tú crees que nadie sabe lo que tú sabes y que todos son unos idiotas por no escucharte. Honestamente, ¿Por qué debería alguien de confiar en ti?

Antes que me digas todas tus virtudes personales y trates de convencerme que eres el próximo Juan Pablo II o el próximo Donald Trump, debes saber que tu respuesta no es tan importante.

Lo importante es si tienes evidencias para probar tus respuestas.

En otras palabras, ¿Qué es lo que la gente dice de ti?

¿Por qué eres famoso?, ¿Quién Eres?. Si eres un don nadie y solo tu mami te conoce, te costará mucho que te tomen en serio. Si todos dicen que eres “raro”, te costará mucho que te tomen en serio.

Pero el asunto va un poco más lejos…

Si yo busco tu nombre en Google: ¿Qué es lo que voy a encontrar? ¿Qué éxitos recientes tienes en tu historial? ¿Quién puede dar referencias de ti?

Parte de tus actividades diarias deben incluir actividades que mejoren tu posicionamiento ante tus prospectos, ante tus clientes, ante tus socios, ante tus empleados, ante tus amigos y ante tu familia.

A menos que seas un verdadero master de los negocios (y lo más probable es que no lo seas), deberás hacer estas actividades de forma consciente y deliberada; no cometas el error de considerarlo como algo secundario. No lo es.

2. No Haces Fácil Decirte Que Sí.

Cada cierto tiempo (cada vez con menor frecuencia) tengo la siguiente plática con alguien interesado en que hagamos negocios juntos (llamémoslo el dealer):

* * * * *
Dealer 1: “Erick, tengo una gran idea para ganar dinero y quiero que me ayudes a echarla a andar”.

Erick: “Muy bien, te escucho”

Dealer 1: “Quiero que vendamos xyz, el cual será un rotundo éxito solo que no sé cómo venderlo; no sé a quién venderlo; no sé cómo negociarlo; no tengo idea de cuánto dura el ciclo de ventas; solo ayúdame y vamos 50-50 con las ganancias”.

Erick: Sayonara.
* * * * *

Eso es lo que no debes dejar que nadie te diga.

No importa qué tan buena sea tu idea, si yo tengo que hacer el trabajo duro a cambio de 50-50 de las ganancias no va a ocurrir. Es más probable que escuche tu idea, la desarrolle yo y me quede con el 100% de las ganancias.

Si acaso no lo sabes, proponer ideas está terriblemente sobrevaluado. Si eso lo único que sabes hacer, te espera un largo camino de decepción.

Observa la diferencia con alguien que comprende lo que te estoy diciendo:

* * * * *
Dealer 2: “Erick, quiero que mandes una carta a tus clientes recomendando mis servicios profesionales; ésta es la carta que quiero que envíes. Léela y dime si tienes alguna observación o quisieras que algo se diga de otra forma.” 

“Cuando estés totalmente satisfecho yo imprimiré una carta para cada uno de tus clientes para que las firmes. No es necesario que me des tu base de datos, tú tendrás el control de todo.

“Cuando estén impresas, yo vendré a tu empresa con alguien para que me ayude a preparar los sobres y yo los iré a dejar personalmente al correo y yo pagaré el envío.

“Yo cobro $30 por mi sesión inicial de consultoría, y con mucho gusto te daré $15 por cada persona que llegue referida por esta carta al final del mes.”

“Para que sepas que cumpliré con mi palabra, podemos hacer 2 cosas: puedo enviar una secretaria a tu oficina para que tome las citas desde ahí o puedes confiar en que jugaré limpio y enviar a un auditor para cotejar. Yo mismo vendré a recoger al auditor y lo vendré a dejar.”

Erick: Muéstrame la carta.

* * * * *
Lamentablemente, hay más dealers del tipo 1 que dealers del tipo 2; sin embargo, son los dealers del tipo 2 los que hacen que las cosas sucedan.

3. No Estas Debidamente Preparado.

Cada persona que ha trabajado conmigo te dirá que soy obsesivo con este punto.

No importa qué tan listo creas que seas, no puedes engañar a alguien que realmente sabe lo que hace con respecto a qué tan preparado llegas.

Si quieres financiamiento para echar a andar tu empresa, basta con que te hagan un par de preguntas para descubrir si realmente sabes de lo que estás hablando.

[Nota: En mi entrada ¿Cuánto dinero vas a ganar hoy? Hablo acerca de una experiencia que tuve con el tío Juan con respecto a su despacho contable. Tal vez quieras revisarla al final para profundizar.]

Algunas de las preguntas claves que debes saber responder incluyen:

  • ¿Cuáles son los supuestos en que basas tus proyecciones de ingresos?
  • ¿Qué evidencia tienes que esos supuestos son válidos?
  • ¿Cuántas veces has hecho esto que me propones en el pasado? ¿Cómo sabes que nada ha cambiado?
  • ¿Cuál es tu sales funnel?
  • ¿Cuánto tiempo demora convertir un prospecto en cliente? ¿Cómo lo haces? ¿En cuántos pasos? ¿Cuál es la oferta? ¿Cómo sabes que esa es la mejor oferta?
  • ¿Cuántos sistemas de referidos manejas? ¿Cómo creas embajadores?

No creas que porque la propuesta se la haces a un familiar o un amigo no necesitas responder estas preguntas.

Todo lo contrario…

Lo que muchos no entienden es que el objetivo último NO ES conseguir el apoyo, el objetivo último es tener éxito en el proyecto.

Si tú no puedes hacer exitoso un proyecto, en realidad te hacen un favor al no apoyarte; si no tienes respuestas sólidas y consigues el apoyo, lo más probable es que eches a perder la oportunidad y la relación.

Eso no es algo que quieres que ocurra.

Hacer dinero es un negocio serio, y la seriedad con que lo tomes influirá directamente en tus resultados.

Espero que tengas los mejores resultados posibles. Responder todas estas preguntas te ayudará más de lo que te imaginas.

Para Ganancias Más Altas,

Erick Monzón

Entradas Relacionadas:

¿Cuánto Dinero Vas a Ganar Hoy?
¿Sabes Realmente Lo Que Haces?
Estoy Quebrado… ¿Necesito Un Anuncio?

Estoy Quebrado… ¿Necesito Un Anuncio?

mujer abrumada

Muchos de los que me buscan para que les ayude a darle vuelta a sus empresas piensan que lo que necesitan es un anuncio, o una campaña de marketing. Cuando yo iniciaba como consultor de negocios hacía precisamente lo que me pedían confiando en que las cosas irían bien.

Muy pronto comprendí mi error.

Verás, en la mayoría de pequeños negocios (los que facturan menos de un millón de dólares al año), el problema de fondo, es decir, lo que impide que la compañía se convierta en todo un éxito rara vez se resuelve con un anuncio o con una campaña.

Si no tienes el concepto claro, lo más que hará por ti un excelente anuncio será darte una extensión de tiempo. Y a fuerza de ser sincero, no veo anuncios excelentes muy a menudo.

Esto quedó en evidencia una vez que trabajé con un distribuidor independiente de una red de mercadeo llamado Gabriel, quien me pidió que le hiciera un anuncio. Acorde a sus deseos le hice un anuncio que él combatió hasta la saciedad porque pensaba que nadie iba a responder.

“Es demasiado exclusivo” —dijo él.

“Es justo lo que necesitas para mejorar tus números” —dije yo.

Luego de un estira y encoge, finalmente publicó el anuncio.

Gabriel casi no podía creer cuando 75 prospectos altamente calificados (con dinero y sabiendo a lo que iban) le llamaron para reunirse con él.

¿Qué hizo Gabriel? Dio 75 presentaciones de negocios, y  como resultado obtuvo 19 nuevos distribuidores. Hasta ahí todo bien, pues el anuncio se había pagado con creces a sí mismo y el resultado había sido superior al esperado.

Misión cumplida y todos felices. Bueno, casi.

Seis meses después recibí una nueva llamada de Gabriel con un nuevo encargo.

Resultaba que ninguno de esos 19 nuevos distribuidores seguía activo en la compañía y  Gabriel quería que le diseñara una campaña para “reactivarlos”.

Le dije a Gabriel que me diera el listado de distribuidores y les llamé a los 19.

Luego de hablar con ellos descubrí el problema: 14 de esos distribuidores habían llegado a la reunión tan pre-vendidos que ingresaron a la red de Gabriel A PESAR DE Gabriel.

El encanto del anuncio se terminó cuando los nuevos distribuidores se dieron cuenta que lo único que Gabriel hacía con ellos era decirles que hicieran llamadas en frío, pues en realidad Gabriel lo que quería era vendedores que hicieran el trabajo duro que él no podía hacer.

Eso no era lo que Gabriel me había dicho, y como resultado eso no era lo que el anuncio decía.

Cuando hablé con él descubrí que no había malicia ni mala fe de parte de Gabriel; en su cabeza ese era el modo normal en que debían ser las cosas. El procedimiento luego de reclutar un distribuidor era pedirle que hiciera todas las llamadas que pudiera hacer pues de eso dependía el éxito.

“Si quieres ganar dinero en este negocio, debes esforzarte haciendo los contactos y las llamadas” —fue su razonamiento.

Tomó varias horas hacerle ver a Gabriel que jamás iba a ser exitoso con ese razonamiento.

Y esto no ocurre solo con las redes de mercadeo. Pasa en todos los negocios.

El problema de Gabriel es conceptual, por eso no se resuelve con ningún anuncio. Los problemas de mala estructuración económica tampoco se resuelven con ningún anuncio.

Es por eso que todos los emprendedores exitosos tienen una sólida formación de negocios. Y no me refiero para nada a la formación que brinda la educación universitaria.

Me refiero a que comprenden qué es lo que hace exitosos a los negocios.

Como quiero que tus propios emprendimientos sean exitosos, dedico mucho tiempo a explicar los fundamentos que necesitas dominar.

Y todo comienza contigo.

Mientras tú consideres que lo único que necesitas para resolver todos tus problemas es conseguir más clientes, estás en la misma situación de Gabriel.

Mientras tú consideres que el problema de tu negocio se debe a que “estamos en crisis”, estás en la misma situación de Gabriel.

Por esa razón, antes de hacer cualquier trabajo de publicidad me interesa descubrir cuántos pasos adelante vas. Es decir, qué tanto comprendes lo que estás haciendo.

Dedica tiempo a ello; verás grandes cambios en tu negocio al hacerlo.

Para Incrementar Tus Ganancias,

Erick Monzon

Entradas Relacionadas:

Sabes Realmente Lo Que Haces?

rostro de hombre confundidoTenía yo apenas 10 años y faltaban pocos días para que terminaran las clases y comenzaran las vacaciones de fin de año; faltaban 10 minutos para salir a disfrutar de la tarde de un viernes y del fin de semana y estaba meditando acerca de una pregunta que mi maestra me había hecho 5 minutos atrás:

“Erick… ¿Cómo será tu vida dentro de 25 años?”

Mis pensamientos se interrumpieron cuando mi pupitre empezó a moverse y las paredes de mi salón comenzaron a rasgarse… me tomó un instante entender que un terremoto estaba destruyendo mi aula, mi colegio y mi ciudad.

Recuerdo haber salido de mi aula, bajar por las gradas y correr a toda velocidad hacia un lugar seguro. Después de un intenso silencio comencé a escuchar sirenas de ambulancias y después de unos minutos finalmente me encontré con mis hermanos para ir a casa.

Esas vacaciones fueron muy diferentes a como yo las había planeado.

Quizá por ese evento inesperado la pregunta de mi maestra quedó totalmente impregnada en mi mente.

¿Has notado que cuando sucede algo que nos impacta fuertemente recuerdas todo lo que ocurría en ese momento?

Pues bien, hace unos pocos días se cumplió el plazo… finalmente llegó el día del cual mi maestra me preguntó. El 10 de Octubre de 2011 se cumplieron 25 años de ese momento.

Y mi vida es MUY diferente a como yo pensé que iba a ser.

Hay amigos que no volví a ver nunca más, utilizo todos los días tecnología que ni siquiera existía en esa época y hago cotidianamente cosas que nunca imaginé posibles, como tocar guitarra y manejar (no al mismo tiempo, claro).

Tristemente hay algunas cosas que pensé que haría y que aún tengo pendientes, como ir a un casino en Montecarlo o visitar las cataratas del Niagara.

En su mayor parte, lo que yo pensaba no coincidió con lo que yo obtuve.

¿Qué tiene que ver esto con tu negocio o con hacer dinero?

Todo.

Verás, ahora que yo soy quien hace las preguntas, me encuentro haciendo rutinariamente la misma pregunta que mi maestra. Así, cuando tú me contrates para ayudarte con tu negocio, una de las primeras preguntas que te haré es:

¿Cómo Va A Estar Tu Negocio
Dentro De 3 ó 5 Años?

Por increíble que parezca, la inmensa mayoría de personas a quienes les hago la pregunta nunca le han dado un pensamiento serio a esa pregunta.

¿Tú lo has hecho?

A lo que me refiero es si puedes definir con lujo de detalles la forma específica en que estará tu negocio.

Para comenzar, estas son algunas preguntas básicas que debes saber responder:

  • ¿Cuánto dinero tendrás en tu cuenta bancaria?
  • ¿Cuántas fuentes de ingresos tendrás? ¿Cuáles? ¿Cómo las vas a desarrollar?
  • ¿Qué alianzas vas a necesitar? ¿Cómo las vas a conseguir?
  • ¿Qué clase de sistemas vas a necesitar? ¿Cómo los vas a crear? ¿Cuándo los vas a crear? ¿En qué orden?
  • ¿Qué tipo de habilidades necesitas desarrollar? ¿Cómo las vas a adquirir?
  • ¿Necesitarás Empleados? ¿Cuántos? ¿Qué habilidades necesitan tener? ¿Cómo los vas a reclutar?
  • ¿Cómo los vas a mantener produciendo al tope de sus habilidades?

La mayoría de personas me dicen que si saben las respuestas y me piden que continuemos, pues piensan que todo está bien.

No tan rápido, Quimo Savvy.

Si te fijas bien, hay una trampa en estas preguntas.

La trampa es que estas preguntas son fáciles de responder cuando alguien te las hace pero son complicadas cuando eres tú mismo quien las hace (o cuando alguien como yo te las hace).

La razón es sencilla: cuando alguien te las hace, tratas de parecer listo y respondes algo que te hace ver como alguien que sabe lo que quiere.

Cuando tú mismo te las haces, es porque estás tratando de ser listo, no solamente parecerlo.

Te daré un ejemplo:

En Estados Unidos, me contactó Gabriela, quien es la dueña de una zapatería para que le ayudara a reactivar un negocio que ha sufrido mucho con la crisis. Le hice estas mismas preguntas y me dio las siguientes respuestas:

¿Necesitarás Empleados?

¿Cuántos?
Es difícil saberlo, pues dependerá del nivel de facturación que tengamos.

¿Qué habilidades necesitan tener?
Tratar bien a los clientes y aportar con sus conocimientos a la mejora continua de la empresa.

¿Cómo los vas a reclutar?
Voy a poner anuncios en el periódico.

¿Cómo los vas a mantener produciendo al tope de sus habilidades?
Los voy a motivar reconociendo sus aportes y promoviendo una cultura de calidad total.

Para mí esas respuestas valen tanto como un marco alemán luego de la 2ª guerra mundial

Y así se lo hice saber.

Si te fijas bien, estas son respuestas engaña bobos. No hay absolutamente nada específico y cualquier dueño de cualquier negocio podría haber dicho lo mismo.

En pocas palabras, lo único que demuestra es que Gabriela no sabía lo que estaba haciendo, pues no sabía específicamente qué es lo que iba a necesitar para lograr revitalizar su compañía.

Compara eso con las respuestas que me dio luego de dos horas de plática:

¿Necesitarás Empleados?

¿Cuántos?
3.

¿Qué habilidades necesitan tener?

  • Crear Campañas Costo Eficientes de Pay-Per-Click (PPC) en base a un control inicial que provenga del monitoreo de la competencia y posteriormente de un control interno basado en nuestros resultados;
  • Posicionarme en las primeras 5 posiciones de Google en nuestras 10 palabras claves más competitivas y estar en los primeras 3 posiciones en 25 palabras claves del long tail;
  • Crear sistemas integrados entre nuestras cuentas de Facebook, YouTube, LinkedIn, y nuestro sitio web principal que permita la mayor sindicación posible;
  • Poder montar y hacer funcionar una fábrica de contenido para artículos, autoresponders, suscripciones pagadas, comunicados de prensa y scripts de video y audio;
  • Hacer investigaciones de tendencias en las preferencias de mis clientes y crear una masa crítica de consumidores en poco tiempo.

¿Cómo los vas a reclutar?
Voy a crear un sistema permanente de reclutamiento de talento que me permita tener un archivo del que pueda echar mano ANTES de necesitarlos.

¿Cómo los vas a mantener produciendo al tope de sus habilidades?
Mi modelo de contratación será estructurado de modo que desde antes del primer día la persona sepa exactamente cuáles son los parámetros sobre los que se evaluará su rendimiento y su forma de pago incluirá un porcentaje basado en resultados. Tendremos reuniones de 45 minutos 2 veces por semana para evaluar los avances que llevamos respecto a las metas de cada semana y habrá una política de Contrata-Rápido-Despide-Más-Rápido.

Puedes darte cuenta de la inmensa diferencia entre ambas respuestas.

Después de definir esto y otras cosas más, no fue tan difícil hacer que Gabriela facturara $12,000 adicionales en su negocio con una campaña de reactivación de sus clientes.

Ese es el poder de saber lo que estas haciendo. Utilízalo para tu beneficio y consigue todo lo que quieras.

Espero tus comentarios y que compartas este artículo con todos aquellos que conozcas utilizando todos los medios que tengas.

Para Que Tengas Mayores Ganancias,

Erick Monzon

Cuál Es Tu Plan Anti Crisis?

anticrisisA menos que estes viviendo bajo una roca, te habrás dado cuenta que la economía del mundo está bastante loca.

Hace unos días hablaba de este tema con un amigo, quien en el calor de la conversación me presentó su propio “plan anti-crisis” y me preguntó mi opinión al respecto.

Luego de desenredar su explicación del plan (i.e. quitarle los nombres extravagantes a sus componentes) comprendí que la estructura básica es la siguiente:

  • Evitar contraer más deuda en artículos que no sirven mas que para levantarle el ego;

  • Pagar sus cuentas a tiempo para evitar cobros por pagos tardíos;

  • Ahorrar lo que se pueda para emergencias;

  • Evitar gastos superfluos, como salidas a cenar fuera, comprar mas ropa de la que necesita, y otros;

  • Vivir por debajo de sus posibilidades.

Como verás, mi amigo es muy centrado y conservador y para ser sincero, no le ha ido mal.

Mi única observación fue la siguiente: “No veo en ninguna parte de tu plan el conseguir más dinero”

Y su respuesta fue: “Es que en esta economía eso es muy difícil, por no decir imposible”

Personalmente, creo que hay algo muy malo en esa forma de pensar. A todas luces, este plan no funciona para alguien desempleado o que tiene un sueldo que no cubre sus necesidades básicas.

Tampoco resuelve para dueños de empresas que no están ganando suficiente dinero.

Antes de poder alcanzar una mejora significativa en las finanzas, es un requisito indispensable evaluar nuestras creencias acerca del dinero, y acerca de ganar dinero.

Si tu crees que es casi imposible ganar dinero extra en este tiempo, o si juzgas a todos en base a tu bolsillo, lo más probable es que al final del día simplemente vayas a casa a ver televisión por 3 horas o más y ni siquiera te tomes la molestia de ver qué podrías hacer.

Hacer Eso Es Robarte a Ti Mismo

 

No es que haya algo de malo con ver televisión o con no querer ganar más dinero.

Lo malo es conformarse con menos de lo que uno puede ser, hacer o tener solo por no hacer el intento de ir contra las ideas que nos tienen limitados en nuestro desarrollo y en nuestras finanzas.

En este preciso momento se está dando una de las mayores transferencias de riqueza de la historia, y no importa en qué pais residas (siempre y cuando haya libre comercio y libertad para dedicarte a realizar cualquier actividad que desees), tú puedes beneficiarte de esta transferencia.

Pero como bien sabes, nadie te regalará nada. Tendrás que conquistarlo con tu esfuerzo y tu inteligencia; no hay otro camino.

Una pregunta (en realidad son dos preguntas) que es saludable hacerte cada día es:

¿Cuánto y Cómo He Avanzado Hoy

Por Procurarme Un Mejor Futuro?

 

Es bueno ser lo más específico que puedas. No se trata de decir “mucho”, “poco” o algo por el estilo. Se trata de evitar el autoengaño, de saber si nos estamos moviendo en la dirección deseada con la mayor precisión posible.

Crearte esta rutina hará una gran diferencia en tu vida pues te abrirá los ojos al progreso objetivo que estás ganando o que te hace falta ganar.

No olvides comentar y compartir esta entrada por facebook, twitter, y google+

Si no lo haz hecho aún, digita tu nombre y tu email en el cuadro que dice ¿Quieres Una Ventaja? para que recibas los tips de marketing, negocios y productividad que comparto únicamente con mis suscriptores.

Para Ganancias Más Altas,

Erick Monzon

 

¿Cuanto Dinero Vas A Ganar Hoy?

contar-dinero¿Cuánto Dinero Voy a Ganar Hoy? es una de esas preguntas que te harán la vida mucho más sencilla y agradable.

Sin embargo, hacernos esta pregunta no siempre es agradable, sobre todo cuando la respuesta es una de las siguientes tres:

a) Nada!
b) Una $#!t!
c) A ver cuanto quiere Dios.

Por experiencia te digo que tener que dar cualquiera de esas respuestas es un DURO golpe a la autoestima. Así que para que no tengas que darla nunca más, te contaré lo que me pasó con el tío Juan…

El tío Juan es dueño de un despacho contable y trabaja bastante cuando hay trabajo. Es bastante práctico y solo cree en lo que ve.

El lema del tío es “Show Me The Money”

Pues bien, un día el tío Juan me pidió que llegara al despacho a “echarle un vistazo para ver que se podía hacer”, pues el negocio iba “un poco lento”

Llegué al despacho al día siguiente a las 8:30 a.m., vi que nadie estaba haciendo gran cosa, y para comenzar, le hice la pregunta: “Tío Juan, ¿cuanto dinero va a ganar hoy?”

El me miró, guardó silencio 2 segundos y me respondió con su singular cariño:

“Mira HDP, Si Yo Supiera Eso
¿Crees Que Te Hubiera Pedido Que Vinieras?”

Ah… el tío Juan…

Deberías haberle visto la cara al tío cuando le dije: “Ok, tío por hoy no es necesario hacer nada más… creo que ya sé cual es el problema del negocio…”

—¿En serio?… ¿y cuál es? —preguntó el tío.

Tío… Usted No Tiene La Menor Idea
De Lo Que Está Haciendo!

Después de 2 minutos de un silencio sepulcral, el tío solo alcanzó a decir “Resolvamos esto”

Para que nunca tengas que escuchar algo como lo que le dije al tío Juan, hay algo que debes tener muy claro…

Si la cantidad de dinero que vas a recibir hoy (o cualquier día) depende de cuántas personas aparezcan o te llamen por su propia iniciativa… en vez de tener un negocio tienes un castillo de naipes.

Lee nuevamente este último párrafo.

La razón por la que no tienes un negocio es porque vas a la deriva… en realidad vas a la buena de Dios.

Eso es todo lo opuesto a tener un negocio.

En este caso, lo más probable es que una o más de las siguentes cosas te sucedan:

  • No estás haciendo ninguna campaña de Marketing de Respuesta Directa;
  • No estás monitoreando el resultado de tus campañas de marketing;
  • No tienes un listado de clientes(Muy Grave);
  • No conoces tu Ratio de ventas;
  • Estás desconectado de tus clientes / la realidad;
  • Tus clientes no confían en tí / no te conocen;
  • Estás iniciando y no sabes qué hacer;
  • No has logrado diferenciarte de tus competidores;
  • Eres un holgazán.

Esto no es muy diferente a abrir el negocio y esperar lo mejor… la cual no es precisamente la opción más inteligente…

En esta economía, esa estrategia es sinónimo de cometer suicidio.

¿Qué Puedes Hacer Para Corregir Esta Situación?

Estas son algunas de las estrategias que puedes utilizar para darle vuelta al marcador…

  • Llamar Clientes e invitarlos a comprar más de lo que te compran o a comprar otras cosas que vendas,
  • Aparecer en radio, televisión en algún programa que te posicione como un experto y hacer alguna oferta para quienes te escuchan o te ven,
  • Escribir (y enviar) Cartas de Venta a tus prospectos,
  • Contactar clientes inactivos para reactivarlos o para que te ayuden a entender por qué dejaron de serlo,
  • Crear programas de Referidos y ponerlos en marcha,
  • Crear promociones exclusivas para tus mejores clientes,
  • Crear alianzas estratégicas que te permitan acceder a los clientes de otras empresas mas grandes,
  • Incrementar tu linea de productos o servicios;
  • Crear sistemas de prospección que hagan el trabajo duro por tí;
  • Duplicar tus esfuerzos apalancando el tiempo y la energía de otros,

A medida que vayas implementando todas estas estrategias, comenzarás a conocer el porcentaje de respuesta que obtendrás y podrás empezar a predecir la cantidad de dinero que ganarás CUALQUIER dia del año.

Si eres un empresario diligente puedes dar un estimado de lo que esperas ganar en base al comportamiento histórico de tus ventas en años anteriores… pero no olvides que ganancias pasadas no garantizan ganancias futuras.

Cada año entran nuevos competidores y salen otros, hay cambios en los mercados nacionales e internacionales y suceden muchas cosas que afectan las ganancias de las empresas. Por eso, no se puede confiar ciegamente en el pasado para predecir el futuro.

Agradezco mucho tus comentarios.

Erick Monzon