Blog

Acuchillando tu Intelibobo Interior

Hace tiempo escuché un chiste sobre la definición del consultor:

“Consultor es la persona que conoce 52 posiciones sec-suales pero no puede conseguir una cita el viernes por la noche”

lol

Ahora que mis suscriptores consultores se han rasgado las vestiduras (ustedes se toman las cosas demasiado en serio, muchachos), hablemos rápidamente de los intelibobos.

Los intelibobos son personas muy inteligentes pero poco astutas.

A los intelibobos les sobran los argumentos (suelen ser muy estudiados y leídos) y suelen tener opiniones fuertes pero les falta practicidad, y su falta de sentido común los vuelve muy rígidos.

El padre pobre de Kiyosaki te puede contar que ser un intelibobo en los negocios es un GRAN pasivo.

Para comenzar, sus estándares de lo mínimo aceptable son tan elevados que con frecuencia no hacen nada, y en los casos en que si inician, difícilmente terminan porque descubren a medio camino que no están completamente preparados pues como sabes, ser perfeccionista suele ser la puerta de entrada hacia la procrastinación y la parálisis por análisis cuando se trata de hacer algo nuevo.

El intelibobo que leyó el párrafo anterior y automáticamente pensó “O sea que este maje insinúa que yo debo ser de las personas que pueden sacar cualquier myerda porque la calidad no importa” puede dar fe que además, muchos de ellos ven el mundo en blanco y negro.

Trato de darte opciones, mi amigo.

Opciones de pensar diferente y abandonar tus caminos malignos.

Cuando descubras que no necesitas un embudo de 69 partes móviles ni contratar servicios de $300 mensuales o más sin tener una audiencia, una oferta que funcione y una forma de nutrir tu relación y tu influencia con tu mercado te quitarás un enorme peso de tus hombros.

Tampoco necesitas tomar cursos de miles de dólares para empezar. De hecho, hace poco recomendé 3 libros que rondan los $10 cada uno que te darán una ventaja injusta sobre casi todos.

Si estás abrumado, relax.

Considera que lo más importante para ti es simplificar tu mente y poner manos a la obra para ganar la confianza de tu mercado.

Para eso hay que entenderlo, tratarlo con respeto de forma consistente y presentarle ofertas útiles.

Tus resultados te dirán qué ajustes debes ir haciendo.

¿Necesitas ayuda con eso?

Mi servicio de consultoría express puede ayudarte.

Esa es una llamada de 30 minutos en la que revisaremos cada paso de tu estructura y simplificaremos tu mensaje, tu oferta y tus procesos para que tengas “algo” concreto que te haga ganar dinero y que puedas escalar.

Dicho esto, debo aclararte no te estoy garantizando que ganarás dinero (nadie puede garantizarte esto) y si estás en una posición en la que invertir $150 en a) iniciar un negocio con pie derecho o b) darle una oportunidad real a tu negocio de despegar es simplemente demasiado, lo mejor es que hagas caso omiso.

Hey, la vida real puede ser descorazonadora.

En los negocios muchos de tus proyectos fracasarán y perderás dinero ya sea por falta de capacidad, de conocimiento, mala lectura del mercado, mal timing y cientos de factores adicionales.

Es parte inevitable del proceso.

Así que si $150 dólares son demasiado, aún no estás listo para este juego.

Si estás listo e interesado, envíame un email para que iniciemos el proceso.

Erick Monzon

Hundido en la Pobreza Gracias a mi Coach

Hace tiempo un coach me propuso la siguiente belleza de trato:

Si yo me encargaba de crear la carta de ventas, la secuencia de emails, la VSL, los anuncios de Facebook, la página de aterrizaje y el blog de un programa novedoso de coaching que revolucionaría el mundo…

Yo ganaría $10 por cada persona que entrara en dicho programa, que era tan novedoso que nadie lo había probado.

Por supuesto, el coach que me lo ofreció pensó que solo un idiota podría rechazar una oferta tan generosa como esa y en su mente yo debía darle gracias a Dios por haber sido seleccionado para tan generosa tarea pues sin duda cientos de miles de personas correrían a tomar su programa.

Lo más increíble es que el individuo GENUINAMENTE creía que era una oferta irresistible.

Por el contrario, mi mente procesaba que debía encargarme de una montaña de trabajo sin garantía de alguna vez ganar un solo peso por él para crear demanda (Ufff) para un programa largo y de consumo lento (los clientes debían reunirse con él presencialmente una vez por semana durante 12 meses) que no ha sido probado en el mercado por alguien sin posicionamiento.

¿Lo mejor de todo?

El objetivo del programa era que quienes lo tomaran ganarían total claridad sobre cómo ser personas de valor para transformar la sociedad.

Una belleza, sin lugar a dudas.

No creas era el coach era un muchacho de 22 años jugando a ser amo del universo; por el contrario, es un tipo muy bien preparado con varios postgrados en España, Alemania y no sé qué otros países de Europa.

Lamentablemente, este coach sabe demasiado para su propio bien.

El objetivo de su programa es muy noble y quizá si alguien alguna vez lo toma podría hacer que éste sea un mundo mejor.

Pero es un proyecto con pies de plomo.

Difícil de vender.

Complicado de completar.

Totalmente desconectado de la dirección del mercado.

Muchos emprendedores no despegan porque sus proyectos son similares a los de este coach. Se enfocan en lo que la gente necesita en vez de enfocarse en la que la gente quiere.

Los coaches (y emprendedores en general) exitosos operan de una forma totalmente diferente.

ANTES de crear un programa o lanzar un producto validan su idea en el mercado.

Aprenden a medir a su audiencia;

Observan las señales;

Y sólo cuando tienen pruebas que demuestran que la probabilidad de éxito y el potencial de ganancia exceden por mucho el peor escenario, ponen manos a la obra.

Además, generan expectativa mucho antes de lanzarlo. Los mejores incluso logran que les paguen para crear sus productos.

En una palabra, son estratégicos.

Espero veas al conveniencia de desarrollar este enfoque en vez del tradicional de crear primero el producto y luego ver a quien se le vendo.

Lo que me lleva a lo siguiente:

Validar ideas puede tomar mucho tiempo cuando no sabes qué buscar ni adonde hacerlo.

Encontrar el gancho correcto que hace que la gente compre es un arte en sí mismo.

Y decidir el tipo de producto correcto y el precio adecuado puede ser abrumador para muchos.

Entra en escena mi servicio de consultoría.

Tan solo 30 minutos pueden darte una claridad enorme sobre qué, cómo y dónde buscar los indicadores que te ayudarán a validar tus ideas en base a los movimientos reales del mercado.

O afinar tu mensaje de modo que sea mucho más atractivo y con punch.

Pero es necesario que te aclare lo siguiente:

Mi servicio de consultoría no es para todos; no es barato y $150 es demasiado dinero para el observador casual o el coleccionista de regalitos.

Por el contrario, es únicamente para jugadores serios que saben que hay que pagar para jugar.

Tampoco es para quienes necesitan garantías de éxito, pues eso no existe en la vida real.

Y debo admitir algo:

No estoy seguro que pueda ayudarte (Hey, nadie las sabe todas).

Por eso hay un proceso de análisis de tu caso en el que envías las respuestas de unas cuantas preguntas.

Si luego de revisar tus respuestas considero que puedo ayudarte, entonces te contactaré, te enviaré el enlace de pago y agendaremos una fecha.

¿Muy complicado?

Complicado es ir por el mundo tratando de ganar dinero dando palos de ciego.

Si estás interesado, envíame un email para que iniciemos el proceso.

Erick Monzon

La Escuela del Exito de Dragon Ball Z

Algunos emprendedores están desesperados por sus problemas financieros.

Sus deudas son excesivas en relación a sus ingresos y no logran dar pie con bola. Año tras año la situación es peor y no se ve claro cómo puedan cambiar esa realidad.

Eso afecta sus matrimonios, sus amistades e incluso su salud.

Es penoso que eso suceda habiendo tanta abundancia a su alrededor. Pero en realidad, no importa cuánta abundancia haya si eres incapaz de verla.

No hablo de abundancia en sentido metafísico, sino en sentido material y económico.

Esto me recuerda las tardes que pasé pegado pegado al televisor viendo Dragon Ball y  Dragon Ball Z.

En Dragon Ball, el héroe (Goku) se sometía a un entrenamiento matador para enfrentar al villano. Usualmente, el villano tenía una técnica secreta y Goku debía usar su ingenio junto con todas sus fuerzas para derrotarlo.

Esa forma de proceder aplica para los problemas “normales”, pero difícilmente basta cuando los problemas te superan por mucho.

Los problemas mayores, feos y peludos se parecen más a los villanos de Dragon Ball Z, con los que no bastaba el ingenio ni el entrenamiento matador porque además de sus técnicas secretas, esos villanos evolucionaban mientras peleaban. Así, el gran Freezer, Cell y Majin Buu peleaban en fases, y cada fase era más poderosa que la anterior.

Eso los volvía casi demasiado poderosos para ser derrotados.

¿La solución?

Goku tuvo que aprender a evolucionar y transformarse MIENTRAS peleaba. Ese es el equivalente a “abrir los ojos” a la abundancia que te rodea.

Mientras seas incapaz de elevar el poder de pelea de tu negocio, estarás en problemas financieros indefinidamente recibiendo un golpe tras otro.

La buena noticia es que es relativamente sencillo hacerlo.

No necesariamente fácil, pero sí sencillo.

Solo necesitas un sistema confiable para adquirir nuevos clientes y maximizar a) el dinero que extraes de ellos y b) el tiempo que se mantienen como clientes.

Dependiendo de lo que haces, eso puede significar una página de aterrizaje, una carta de ventas y un seguimiento con emails.

A medida vas teniendo resultados (o sea $$$) añades más partes.

Por supuesto, el diablo está en los detalles.

Si quieres intentarlo, anda y ve. Este es el mismo sistema que utilizamos muchos marketers exitosos (famosos y underground).

Pero si tienes muchas dudas y quieres acelerar tu curva de aprendizaje, tal vez pueda ayudarte.

En media hora de consultoría podemos analizar y validar tu idea, tu estrategia, tus procesos y tu mensaje para que incrementar tu posibilidad de éxito (y de paso, tus ventas).

Media hora de mi completa atención cuesta únicamente $150. Si esa es una cantidad obscena para tí, has caso omiso y pon primero tu casa en orden.

Si estás interesado, responde este email para darte los detalles.

Erick Monzon

La ventaja de estar pelado

Recientemente vi un meme divertido con la imagen de una niña desesperada y el texto:

“Tú, en clase de matemática cuando no entiendes y no puedes preguntar porque ni siquiera sabes lo que no entiendes”

No es tan divertido cuando eres tú quien se siente así y se trata de las finanzas de tu negocio o de tus finanzas personales.

Yo conozco el sentimiento quizás demasiado bien.

En los días en que la myerda caía del cielo y todo se caía a pedazos en mi vida (cuando quebré por primera vez), se me ocurrían buenas idea para hacer campañas de marketing pero no tenía dinero para echarlas a andar.

Como es lógico, comencé a tocar diferentes puertas y descubrí que cada puerta estaba cerrada con siete cerrojos con doble llave y tranca… y las ventanas tenían alambre razor con triple púa.

Era como si tuviera la peste encima.

Cuando buscaba nuevos prospecto me quedaba sin gasolina o se me arruinaba el carro.

Después de un tiempo tuve que entregar el carro como abono a una deuda.

Yo no podía entender por qué todo me salía mal… de verdad te digo que pasé muchas largas noches cargadas de tristeza y angustia pensando que había algo mal en mí.

Y estaba en lo cierto.

Pensaba de una manera completamente táctica, nada estratégica.

Por eso muchas de mis ideas eran absurdas y tomaba decisiones tontas basadas en esas ideas.

Como quien ha estado enfermo reconoce los síntomas, a simple vista reconozco a emprendedores sacando agua del barco metiendo por montones dinero que no tienen en proyectos sin futuro.

Duele.

Muchos de ellos estarían mejor sin dinero para seguir porque lo único que hacen es cavar un agujero cada vez más profundo.

Eso los obligaría a pensar mejor y ser más estratégicos.

Piensa un momento en lo siguiente:

La semana pasada te recomendé 3 libros de marketing.

Si hubieras comprado uno por $10 (hasta un limosnero en la calle puede conseguir $10), lo hubieres leído y hubieras puesto en práctica lo que ahí aprendiste, no dudo que para este día ya hubieras convertido esos $10 en al menos $50.

Aplicando los mismos principios puedes convertir esos $50 en $100 y si no te detienes, pronto ya no necesitas de nadie para financiar tus proyectos.

Evidentemente, necesitas una forma diferente de pensar.

Una forma que te de opciones.

– De pensar diferente.

– Para decidir mejor.

Esas son las opciones que quiero darte.

Solo debes poner de tu parte y poner manos a la obra con lo que voy a compartirte.

¿Tenemos un trato?

Bien

Sé cada día más anormal.

Erick Monzon

Para quienes tienen poco (o nulo) acceso al credito bancario

Como cosa muy rara, una de estas noches tuve un episodio de insomnio e hice lo que todos hacen para conciliar el sueño:

Meditar sobre el sistema financiero mundial.

Si alguna vez has sentido que hay algo raro en los bancos, tienes toda la razón. Toda la idea es una locura.

Imagina tratar de convencer a las personas de dejar de ahorrar bajo el colchón y que te entreguen su dinero para que tu lo guardes y darle unas migajas de interés a cambio.

Ahora que tienes el dinero imagina tratar de convecerlos de que te lo pidan prestado de regreso para que tú les des el privilegio de usarlo cobrándole de interés entre 5 y 50 veces lo que les das a ellos.

Si esa no es una idea loca, no sé qué es.

Pero espera… hay más!

Con ese mismo dinero creas otras compañías para dar servicios adicionales (pagados) a los mismos a quienes estás estrangulando con el préstamo que le diste.

Si se atrasan en sus pagos les cobras penalidades.

Si dejan de pagar pones a unos tipos a perseguirlos y si todo falla los demandas. Al final, es seguro que vas a recuperar la mayoría del dinero.

Y eso no es todo!

Si por alguna razón el tipo se saliera con la suya y no pagara jamás, el préstamo está asegurado, por lo que el dinero lo recuperarás no importa qué.

Y por si no fuera suficiente…

Si metes la pata y quiebras, el gobierno te auxiliará y reintegrará el dinero de los ahorrantes hasta cierta cantidad.

Si lo piensas así, te preguntas por qué no eres dueño de bancos.

No sé si leer esto te ayudará en algo, pero en fin… ya lo leíste.

Suficiente desvarío, vamos a los negocios.

Yo estoy sin acceso al crédito bancario desde hace 7 años (Hey, no quiebras dos veces sin quedar con un par de cicatrices).

De esta forma yo vivo o muero dependiendo de si lo que hago funciona y trae dinero o si es un fracaso y quedo sembrado, lo que me obliga a ser muy cuidadoso y eficiente.

Aunque ha sido muy incómodo (sobre todo al principio), esa desventaja se ha convertido en mi ventaja.

Y me gustaría compartir contigo los principios que me han permitido reinventar por completo mi vida profesional y personal y puedas aprovecharlos para prosperar aún sin contar con acceso a mucho dinero.

En el email de mañana te daré los detalles para que comprendas mejor a lo que me refiero.

Cada día más anormales

Erick Monzon

Mordido por mi propio perro

Hace unos días envié un mensaje sobre cómo lidiar con la sobrecarga de información en el que expresamente recomendé que revisaras todas las listas en las que estuvieras suscrito, definieras una o dos máximo de las que recibes mayor valor y te desinscribieras de todas las demás.

¿Y qué crees?

Ese email ha sido responsable de más desinscripciones en mi lista que cualquier otro que haya enviado en el último año.

Parece que toqué una cable sensible con eso, lol

Hace algunos años, eso me habría mortificado grandemente y seguramente hubiera acabado con el resto de mi día.

Hubiera ido a comer y beber en exceso para lidiar con la frustración, pues esos son los hábitos de perdedor que cargaba sobre mis hombros.

¿Hoy?

Me alegro que hayan tomado una acción favorable a sus propios intereses.

Por diferentes razones, a veces dejas de ser relevante para algunos de tus suscriptores. Y en ese punto, lo mejor es que cada quien siga por su lado.

En mi humilde (pero correcta) opinión, no es algo por lo que nadie deba avergonzarse o tratar de ocultar.

Además, tengo una observación:

Ninguna de las personas que se desinscribió ha sido mi cliente o ha mantenido una relación de negocios conmigo, por lo que en lo que a mí respecta, son hojas secas que se cayeron.

Son los eternos buscadores de trucos fáciles y gratuitos para saciar su necesidad de dopamina.

Si no te ha ocurrido, no te preocupes, en cuanto comiences a ponerte al frente y promuevas activamente tu negocio te pasará.

Pasando a otras noticias…

Lamento informar que la cantidad de personas interesadas en coaching o consultoría fue mucho menor a lo que esperaba, por lo que ese proyecto quedará engavetado.

Lo lamento si fuiste uno de los que me escribió, pero así son las cosas y si no hay demanda, no hay demanda quimo savvy.

Ahora vamos a la palabra mágica que acaba con toda la frustración:

NEXT!

Tengo una pequeña curiosidad: Si pudieras elegir entre recibir mis mensajes de forma escrita, en audio o en video ¿cuál elegirías? Puedes rankear tu preferencia de mayor a menor.

Cada vez más anormales,

Erick Monzon

Lecciones de Marketing en la cocina de McDonald’s

Hace tiempo llevé a mi hijo Ian a jugar a McDonald’s.

¿Dices que por qué lo llevé a McDonald’s y no a un parque?

¿Qué importa? Tu sigue la historia y deja de interrumpir.

Ufff.

Bueno, mientras Ian estaba en sus asuntos, llegó una empleada a preguntarle si quería conocer la cocina.

Ian no estaba muy entusiasmado con la idea…

Pero yo sí, así que fuimos.

El restaurante no es muy grande, así que me sorprendí mucho al ver el tablero de control de las cámaras de seguridad:

Había nada más y nada menos 26 cámaras en funcionamiento.

Absolutamente, cada cosa que ocurre en ese lugar queda registrado.

Todos los empleados saben que si tratan de pasarse de listos los van a agarrar.

Piensa en lo siguiente:

¿Qué harías diferente si supieras que todo lo que haces está siendo grabado?

¿Qué pensarían de tí tus clientes si pudieran ver lo que haces (y no haces) por ellos?

Puedes llevar esto más allá de los negocios.

¿Qué diría tu pareja si viera lo que haces todos los días cuando estás en tu trabajo?

(Conozco a varios a quienes eso les costaría el matrimonio)…. lol

¿Qué pensarían tus hijos de tu actitud en tu trabajo?

Si lo piensas así, es posible que veas cosas que debes cambiar y cosas que te has negado a hacer que URGE que comiences a hacerlas.

Como (ejem!) enviar emails diarios a tus prospectos.

¿No se te ocurre qué decir?

Háblales de sus problemas (no de los tuyos) y diles concretamente cómo puedes ayudarles.

No tiene que ser complicado, pero sí debe ser relevante.

Nadie se aburre nunca de quien le habla de lo que le interesa de forma entretenida.

Puedes hacer lo que te plazca con esta información.

Ahora, a los negocios.

Este es el último email en que te pregunte cuál es el principal reto que tienes como consultor o coach. No me refiero tanto a los aspectos técnicos sino a los aspectos del negocio de coaching o consultoría.

Así que aprovecha y responde a este email con tu respuesta.

Feliz fin de semana

Erick Monzon

Recursos de Marketing que le dan Impotencia a los gu-gurus

Recibo el siguiente mensaje:

+++++

“Erick, qué gusto que has comenzado a escribir de nuevo!

¿Me puedes recomendar algún libro o curso que me sirvan de referencia para hacer crecer mi negocio?

Gracias

Claudia Castro”

+++++

Hay varios buenos recursos que van desde $10 hasta $5,000 o más dependiendo del nivel al que quieras llegar.

Desafortunadamente para muchos, la mayoría de lo que yo recomiendo está en inglés.

Si ese es un problema para tí, te sugiero que te inscribas cuanto antes en algún curso de inglés. En mi caso, sin temor a equivocarme te diré que si no supiera inglés probablemente estuviera despachando gasolina en una Texaco pues difícilmente me hubiera recuperado de mi primera quiebra.

Así de importante considero que es el inglés.

Volviendo al tema, te voy a recomendar 3 recursos baratos, fáciles de adquirir y que transformarán todo tu marketing.

Pero antes dos cosas:

La primera es una advertencia.

No hay nada sexy, jedi o ninja en esos libros y si llevas algún tiempo en el juego es posible que no encuentres nada “nuevo” por lo que si eso es muy importante para tí, mejor mira para otro lado… y de paso desinscríbete de mi lista pues no tengo nada que ofrecerte.

Yo quiero darte opciones compartiéndote principios universales inmutables mientras que la mayoría que sufre del SER (Síndrome del Espejito Reluciente) son eminentemente tácticos.

Las tácticas cambian todo el tiempo y son el plato favorito de los gu-gurús.

La segunda es que si eres consultor o coach o tienes pensado convertirte en uno y te interesa ser más eficiente en la adquisición y manejo de clientes me respondas indicándome cuál es el mayor reto que tienes.

Pasemos ahora a mis recomendaciones:

The Boron Letters.

Escrito por el eternamente grandioso Gary Halbert mientras cumplía sentencia en la prisión federal de Boron por un crimen que no cometió, ese libro es un must para todo aquel que aspira a vivir la vida en sus propios términos.

Gary fue para el marketing lo que Mozart fue para la música (Estoy seguro que Gary aprobaría esa comparación)

Lo puedes conseguir en Amazon por menos de $10.

The Ultimate Marketing Plan & The Ultimate Sales Letter.

Estos son dos libros esenciales del magistral Dan Kennedy en los que te muestra todo lo que necesitas saber para entender y conectar con tu audiencia de forma poderosa. Nada de teoría, solo conocimiento práctico inmediatamente aplicable de alguien que ha sido maestro de todos los gurús menores de 60 años.

Ambos los puedes conseguir en Amazon por unos $10 cada uno.

Léelos, analízalos, aplícalos y prosperarás.

Erick Monzon

Eres (o planeas ser) un Consultor o Coach?

Si has estudiado sobre ventas, es posible que hayas escuchado sobre Grant Cardone (GC).

GC tiene un track record bestial y es alguien de quien hay mucho que aprender. Partiendo de la nada y huérfano de padre ha montado un imperio con numerosos negocios de +$100 millones de dólares.

En Agosto del año pasado leí su libro “The 10X Rule”.

La premisa es que puedes ir 10 veces más rápido en todo lo que haces: Ganar en un año lo que normalmente te tomaría 10 años, lograr en 1 hora lo que te tomaría 10 horas, etc.

Un concepto fascinante del que solamente tengo una pequeña observación.

Asumiendo que el tráfico de tu ciudad lo permita,  ¿Qué sucede si durante 20 años has manejado tu vehículo a una velocidad promedio de 60 Km/hora y de repente lo llevas a 140 km/hora y tratas de mantener esa velocidad por una hora completa?

Lo más probable es que tu mente no lo resista y en poco tiempo regreses a tu zona de confort.

No digo que no puedes ir 10 veces más rápido….

Digo que para ir 10 veces más rápido necesitas sistemas que te permitan acelerar y mantener el paso.

Personalmente, me ha tomado varios años averiguar qué sistemas montar y cómo calibrarlos para poder acelerar como Dios manda.

Naturalmente, a prueba y error he tenido muchos choques y he golpeado mi salud, finanzas y relaciones.

Sin embargo, a medida que he ido avanzando, he aprendido a evitar los choques y anticipar las curvas peligrosas.

Se me ocurre que quienes se dedican a dar coaching y consultorías (de negocios, espirituales, de rendimiento, financieras, físicas, de lo que sea) podrían beneficiarse grandemente de lo que he descubierto que funciona.

Incluso, muchos que aún no son coaches ni consultores pero tienen el plan de convertirse en uno en el futuro verían su curva de aprendizaje reducirse drásticamente.

Además de las rutinas de rendimiento y manejo de tiempo, he aprendido mucho sobre la adquisición y el manejo de clientes.

Así que, si eres (o planeas ser) un coach o consultor, responde este mensaje diciéndome cuál es el principal reto que tienes en tu práctica profesional.

Tu ayuda será de mucha ayuda para todos.

Seguimos en contacto

Erick Monzon

Como Reponerte A Una Sobredosis De Informacion

Muchos aspirantes a emprendedores sufren por exceso de información.

En su afán por encontrar “el tip” que les permitirá ser exitosos, están suscritos con muchos marketers que los bombardean incesantemente con sus mensajes.

Muchos de ellos invierten buen dinero comprando recursos que únicamente acumulan cyber-polvo y no les generan absolutamente nada.

Naturalmente, eso genera frustración y ansiedad.

Es un fenómeno curioso que se entiende mejor observando a los drogadictos.

Cuando te suscribes y compras tu cerebro produce un chorrito de dopamina similar al que experimentan quienes se echan un lineazo.

(Las tiendas de moda saben eso de sobra).

Y así como el drogadicto recurre a una nueva dosis cuando se acerca el bajón, el emprendedor recurre a una nueva suscripción o compra cuando se disuelve el efecto de la anterior.

A eso agrégale que cuando lees las cartas o ves los videos de venta pareciera que el sólo hecho de comprar te garantiza el resultado.

Pero no es así, baby… para ganar dinero con un negocio tienes que trabajar, poner manos a la obra, consumir y aplicar lo que has adquirido.

La mayoría de las veces eso significa MUCHO trabajo.

Y es más fácil elegir el camino de menor resistencia: suscribirte con otro marketer o comprar otro recurso para obtener tu nuevo chorrito de dopamina.

Cualquier tarado puede ver el círculo vicioso…

Excepto, claro, aquel que está dentro del círculo vicioso.

¿Qué hacer?

Pues, de entrada… analiza tu inbox y observa cuántos mensajes recibes. Luego, elige uno o dos de quienes obtienes la mejor información relevante para ti.

Y desinscribete de los demás.

No te preocupes, lo más probable es que no te vas a perder de nada.

Ahora, enfócate en el próximo paso lógico en tu negocio y aplica algo de lo que has comprado que te ayude a obtener lo que quieres.

En poco tiempo comenzarás a progresar a mucha mayor velocidad de la que te imaginas.

Ahora, tengo una pregunta para ti:

¿Eres tu un consultor, un coach o estás próximo a incursionar en esos campos?

Si la respuesta es sí, por favor házmelo saber.

Si la respuesta es no, por favor dime por qué razón no has considerado usar tu experticia para dar coaching o consultorías.

Estoy preparando un programa para coaches y consultores y quisiera hacerte unas preguntas.

Estamos en contacto.

Erick Monzon