Casado a los 18, divorciado a los 19

Si te interesa el mundo de la hipnosis y PNL seguramente reconocerás el nombre de Kenrick Cleveland.

Hace unas noches, Kenrick comentaba que conoció al primer amor de su vida a los 16.

Al final de ese año, los padres de su chica decidieron mudarse al otro extremo del estado, lo cual hacía inviable la relación.

Pero Kenrick no se iba a dar por vencido tan fácilmente.

Como todo man enamorado, Kenrick decidió que cada fin de semana viajaría las 4+ horas de ida y 4+ horas de vuelta con tal de ver a su amada. Y así lo hizo.

Finalmente, se casó con gran expectativa a los 18.

Y con gran expectativa se divorció a los 19.

Kenrick comentaba que su error había sido tratar de forzar algo que no había que forzar.

En su mente, el camino era: ser niño, crecer, hacerse hombre y casarse. No había consideraciones sobre la conveniencia de tal o cual relación en particular en base a un plan de vida.

Muchos emprendedores están en la misma situación con sus negocios.

Lo que los impulsó a iniciar hace mucho dejó de tener validez y ahora agonizan todos los días solo para mantenerse a flote.

Cada día solo acumulan una capa extra de cansancio y no se deciden a cortar la situación de raíz.

No me refiero necesariamente a cerrar el negocio, sino a dejar de hacer lo que los tiene simplemente sobreviviendo… forzando algo que solo produce una agonía desgastante.

¿Cuando será que abrirán sus ojos para darse cuenta que necesitan “divorciarse” de sus malas prácticas…

…Y comenzar a hacer las cosas que realmente funcionan?

(como enviar emails a diario).

Que tengas una excelente semana

Erick Monzon