Como fracasar con el email

En los círculos de emprendedores que usan el email comercialmente, hay una competencia no formal sobre quién tiene los mejores Open Rates (porcentaje de aperturas de emails) y Click Through Rates (CTR ó porcentaje de clics en los enlaces).

La pensada es que mientras mayores sean esos números, mejor el email.

En mi humilde (pero correcta) opinión, eso es como competir sobre quién orina más lejos: entretenido, pero poco útil.

Lo que realmente importa es el ROI (retorno sobre la inversión).

El email que enviaste ¿originó ganancias o no? Y ¿cuanto?

Créeme que nunca el cajero de banco me ha preguntado: “Señor, ¿cuántos clics y opens obtuvo?”

Si escribes emails comercialmente como freelancer, no siempre es fácil hacerle entender esto a quienes desean contratar tus servicios.

Es muy posible que te quieran medir (y pagar) en base a tus Open Rates y CTR o al menos te van a pedir un estimado de esos números para contratarte.

A menos que seas adivino, solo puedes dar una respuesta si conoces muy bien:

  • El tipo de lista al que escribes (¿son compradores o son personas que buscan ofertas gratis?)
  • El tipo de relación con la lista (la lista ¿recibe información útil y entretenida a diario o recibe un email aburrido una vez al mes exclusivamente con un pitch de ventas?)
  • El posicionamiento del cliente en el mercado (¿tiene ya una reputación fomentada en su nicho o es un start-up?)
  • La marca personal del cliente (¿tiene un magnetismo de rockstar o es un simple experto que solo su mamá conoce?)
  • El nivel de entrega de la compañía utilizada para los servicios de autoresponder (¿es una compañía respetable o es un start-up que no tiene relaciones con los muchos sitios que hacen listas negras?)

Y muchas cosas más que están fuera de tu control.

De ningún modo esta es una lista definitiva, es solo un pequeño listado. Espero que veas que seguir este juego de medirte por open rates y CTR no te va a llevar muy lejos sin importar si escribes para tí mismo o si escribes para terceros.

Lo que sí tiene todo el sentido, es enfocarte en lo que puedes controlar:

Cómo escribes tus emails.

Importa si tus emails son entretenidos y la gente quiere leerlos y comprar lo que ofrecen o si simplemente acumulan ciber-polvo porque nadie es capaz de terminarlos.

En mi newsletter mensual voy a enseñarte cómo escribir emails que tu gente quiera leer.

Te comenté hace unos días de mi lucha contra el Saboteador Silencioso: el man está clavado en que tire la toalla y no publique el newsletter.

Solo que hoy se va a joder. El proyecto sigue porque sigue.

Mientras te doy la gran noticia, puedes ingresar en mi Culto a la Persuasión para mejorar la forma en que expresas tus ideas.

Ve a:

http://facebook.com/groups/erickmonzon

Erick Monzon