Como reconocer si eres un emprendedor cqcc

Hace tiempo tuve una breve pero intensa conversación con mi amiga F.

Cuando hablamos, F era dueña de un negocio que:

  • Le obligaba a trabajar mucho; a menudo en áreas en las que no era buena y detestaba, pero no había nadie más que se encargara de ellas.
  • Ganaba poco (a menudo a último minuto y justo para pagar cuentas)
  • Su dia a dia incluía apagar múltiples incendios. De hecho, nunca sabía a ciencia cierta si tendría que dejar todo para atender alguna emergencia.
  • Todo lo que ganaba era para mantener el negocio a flote y no morir.

Economía de subsistencia en el sentido más literal de la palabra.

El diálogo que sostuvimos fue algo como:

+ + + + + +

“F: en base a lo que dices, te informo que eres la orgullosa dueña de un negocio cqcc”

Que detonó la pregunta obligatoria:

“¿y qué carajos es un negocio cqcc?”

Que llevó a la explicación:

“F, un negocio cqcc es peor que un empleo. Te hará descuidar las cosas importantes, envejecer prematuramente y poco a poco chupará hasta el último aliento de vida de tu cuerpo… Un negocio cqcc es un negocio coyol-quebrado-coyol-comido.”

Que disparó la pregunta del millón:

¿Erick… qué debo hacer para que mi negocio ya no sea cqcc?

Que llevó a mi respuesta de los dos millones:

“F, lo primero es que TU dejes de ser una emprendedora cqcc!”

“Tu negocio es tu chi-chí. Tu baby.

Está hecho a tu imagen y semejanza.

Es el mejor reflejo de tus acciones cotidianas a lo largo de los meses y años.

Si tu negocio apesta en grande es porque tu has apestado en grande.

No hay nadie más a quien culpar. Es tu negocio. Tu responsabilidad.

Si el manejo de los negocios se legislara igual que con el código de familia, tu estarías en juicio por maltrato infantil. Y con altas posibilidades de ir a la cárcel.

Pero antes que te des un tiro, entiende esto:

La razón más usual por la que los negocios se vuelven cqcc es un problema de números.  El dinero que entra es siempre menor al dinero que sale y el negocio no logra despegar nunca.

En tu negocio online, el $$$ entra como resultado de 2 factores:

El tráfico y la conversión.

Los emprendedores cqcc nunca buscan tomar control sobre ninguno de los dos.

Hay muchas ratas baratas que esperan hacerse millonarios exclusivamente con tráfico gratuito. Y para darles carreta se inventaron los gu-gurús de medios sociales.

El tráfico de medios sociales es -en general- uno de los que más cuesta convertir.

Si inviertes todo tu esfuerzo en ese tráfico, prácticamente te estás auto-condenando a ser cqcc por el resto de tu vida. Por eso:

Acostúmbrate a pagar por trafico calificado.

No es necesario dejar a la familia sin comida. Puedes iniciar con $5 diarios.

Si no tienes $5 diarios para invertir en tu negocio encuentra una forma de conseguirlos. Únete a una red de mercadeo, trabaja horas extras, lava platos o come menos.

En el camino, irás apalancando tus resultados y haciendo los ajustes que necesites.

Si tienes $100 diarios o más, podrás lograrlo antes.

Pero para negocios por internet hay suficientes posibilidades como para que puedas lograrlo con $5 diarios. No es el ideal, pero es gud-enof para comenzar.

Para la conversión, nada funciona como el email al estilo Erick Monzón.”

+ + + + + +

Se acabó el tiempo por hoy. Piensa en lo que necesitas aprender.

Muchas gracias a F por autorizarme a revelar esta información.

Erick Monzon