Corazones que pierden dinero, profecías y muchas noticias

Una vez me presentaron a un compatriota que vive fuera, que vino a El Salvador a tratar de obtener los huesos (y la carne) de una gran amiga.

Casi inmediatamente el man comenzó a interrogarme sobre mis ideas de negocios y marketing pero no como quien busca una consulta gratis, sino con el propósito expreso de hacerme ver mal, refutando cada una de mis respuestas con argumentos absurdos y escenarios jalados del pelo.

Por alguna razón, el man quería humillar al MGL en su propio juego.

Y esta razón era naturalmente su ego.

El man quería mostrarle a mi amiga que él era superior a la persona que ella (correctamente) le había indicado que valía la pena escuchar.

Mi propia amiga acabó con su estúpido plan cuando le mencionó que sonaba como una persona insegura.

(Como vez, incluso las amigas del MGL son malignas)

Lo irónico del asunto es que dentro de toda la myerda que habló, el man me hizo algunas buenas preguntas. Mejores incluso que algunas preguntas que me hacen clientes de consultorías pagadas.

De habérselo propuesto, hasta podría haber descubierto algo que le hubiera hecho ganar dinero.

Pero su corazón no tenía ese propósito.

Así que gracias a su estupidez, cerró muchas puertas ese día.

No sé si hay alguna lección para ti en esta historia.

Como sea, quiero contarte algo cool.

Quizá notaste que estuve desconectado un par de semanas.

Resulta que en una reunión ordinaria de negocios con una chica de Nicaragua me ¿profetizaron? cosas extraordinarias para este año.

Así como lo lees.

La chica dijo muchas cosas y algunas de ella han comenzado a hacerse realidad.

¿Será que alguien del otro lado quiere echarme una mano?

Ya lo veremos.

Mientras tanto, tengo buenas noticias para quienes han estado pensando en reinventar su negocio o iniciar uno de una buena vez.

Luego de pensarlo una y otra vez, he decidido “salir del closet.”

No, no hablo del closet de Cristiano Ronaldo.

Hablo del closet del Network Marketing.

Como algunos ya saben, desde hace 3 años estoy involucrado en una compañía de Network Marketing (la cual traje a El Salvador junto a mi socia Dina Guillén), y aunque le he dedicado bastante tiempo, estoy consciente que no he hecho ni el 2% de todo lo que se puede hacer.

Aún así, nuestro equipo facturó una cantidad nada despreciable de dinero el año pasado (más de 6 cifras mensuales)

Considerando eso, he decidido enfocarme en involucrarme más en serio.

¿Qué significa eso para ti?

No sé.

Si te interesa que hablemos de oportunidades para ti en Network Marketing, podemos hablar.

Si no te interesa el Network Marketing, no es necesario que te desinscribas: voy a seguir escribiendo sobre cómo utilizar el email para hacer crecer negocios “tradicionales”.

Además, voy a dedicar más tiempo (no mucho más, pero si más que en la actualidad) a consultorías y críticas de copywriting.

E incluso (si hay demanda), es posible que forme un grupo de Elite para personas serias de negocios.

Por si fuera poco, voy a comenzar una publicación independiente dedicada al Network Marketing.

Nada de esto era parte de la profecía, por si quieres saber.

Pero igual va a suceder.

Muy pronto.

Erick Monzon