El Máximo Pecado Mortal de Marketing

pecadoTodos los mayores de 30 han escuchado hablar de Michael Jordan … incluso los que no grandes fans del basketball.

Todos los menores de 25 han escuchado hablar de Lady Gaga … incluso aquellos que creen que O.J. Simpson son las iniciales de Homero Simpson.

Tanto Jordan y Gaga fueron y son celebridades mundiales… y esa celebridad ha puesto muchos dólares en sus cuentas bancarias.

Siendo todas las cosas iguales, te digo que es más fácil avanzar rápidamente en la vida cuando eres una celebridad que cuando solo tu mamá te conoce.

Sin embargo, seré el primero en admitir que llegar a tener ese tipo de celebridad personal es algo muy difícil de lograr para una persona “normal”. Lo más seguro es que ni tú ni yo logremos alcanzarla jamás.

De hecho, no sé si fuera deseable tenerla…

Eso no significa que no podamos tener un tipo de celebridad que la gente en nuestro mercado pueda identificar.

Y para ello, lo primero es reconocer que la fama de Jordan va mucho más alla de su habilidad con el basketball y la fama de Lady Gaga trasciende mucho sus habilidades vocales.

La posición de influencia que ellos poseen se debe a lo que han llegado a representar para el público.

Y lo que tú representas para tu público, amiga mía, es algo que TU puedes diseñar a voluntad.

Para comenzar, debemos reconocer que la mayoría de personas deja a criterio de otros la imagen que se van a formar de ellos.

Este es un gran error.

Supongamos qué eres médico y a tu consultorio no llegan ni las arañas. De repente llega alguien porque se siente mal y mira el lugar totalmente desolado y te mira a tí leyendo el periódico en la recepción.

  • ¿Qué percepción de tí crees que se formaría esta persona?
  • ¿Cómo reaccionará cuando le digas que cobras lo mismo que los demás doctores que SI tienen el consultorio lleno?
  • ¿Cómo crees que hablaría de tí cuando le preguntaran?

Nota que nada de esto tiene que ver con tu calidad como médico. Claro, si tu puedes curar el cáncer con solo cerrar los ojos e imponer las manos, supongo que no importarían muchos detalles. Pero mientras eso no suceda, no puedes obviar los detalles.

 ¿Cómo crees que cambiarían estas respuestas si tu consultorio estuviera a reventar?

Si tu negocio se nutre mucho de publicidad boca a boca, entonces para tí es indispensable controlar lo más que puedas las palabras que salen de esas bocas.

Y eso inicia con el mensaje que brindas.

Mensaje que puedes diseñar y entregar de forma calculada y controlada.

Muchos de quienes utilizan un mensaje perdedor obvian un pequeño detalle… detalle que acaba con ellos.

Ese detalle es que tu mensaje no se trata de lo que dices. Se trata de lo que ellos escuchan.

Vuelve a leer esa última linea. Deja que penetre en ti.

Y como se trata de lo que ellos escuchan, la mayoría comete el máximo pecado mortal del marketing. ¿Sabes cuál es?

Ser Aburrido!

El mundo está harto de tipos aburridos.

Si tu eres aburrido, estás acabado. Simplemente te etiquetan como “más de lo mismo.”

Y no me refiero a que tú seas aburrido como persona… me refiero a que tu marketing sea aburrido.

La mayoría del marketing institucional es aburrido, impersonal, poco creíble y poco relevante. Sin embargo, pareciera que es lo único que se puede hacer cuando no se sabe vender.

Esa es una posición perdedora sin lugar a dudas. Si eres como yo, no estás buscando fama per se… estás buscando dinero a corto, mediano y largo plazo.

Si ese es tu caso no puedes ser aburrido.

Para que quede claro el punto, te mostraré 2 anuncios ofreciendo una plaza de trabajo: el primero es el típico mensaje institucional, el segundo es un anuncio con un toque más personal.

Anuncio #1:

“Empresa Internacional de Sólido Prestigio Debido A Gran Expansión Busca contratar los servicios de un Gerente de Sistemas Visionario con Fuerte Etica de Trabajo Bajo Presión y Dispuesto a Trabajar Bajo Objetivos”

Anuncio #2:

“Si te gusta que aprecien tu talento, tienes la habilidad de modificar páginas web para incrementar las ventas, crear sistemas de manejo de clientes y no tienes miedo de trabajar largas horas cuando se acercan las fechas límite de entrega de proyectos, éste puede ser tu día…”

Puedes darte cuenta que el tipo de personas al que va dirigido es diferente. El primer anuncio es el blanco de los desesperados por conseguir un trabajo y de poder presumir de lo grandioso que es el lugar en que trabajan.

El segundo anuncio es para personas relajadas y competentes en aspectos específicos y a quienes les gusta que les digan las cosas como son.

Ambos anuncios pueden atraer a gente muy buena. Pero la gente que responda al anuncio 2 va con un estado mental diferente.

Es igual cuando tus anuncios son para vender tus productos y servicios. Solo que en esta época hay más gente buscando trabajo que gente buscando donde dejar dinero.

Si tratas de vender usando un esquema similar al anuncio 1 con toda seguridad fracasarás, o en el mejor de los casos, tendrás una respuesta muy inferior a lo que hubieras podido lograr con un anuncio del tipo 2.

El anuncio 1 habla de tí. El anuncio 2 le habla a ellos.

Captas la idea.

En el siguiente mensaje te mostraré por qué es una mala idea enfocarte en vender productos y servicios.

Erick Monzon

P.D. No olvides comentarme tus impresiones sobre este email, así como enviarme las preguntas que te surjan.

4 opiniones en “El Máximo Pecado Mortal de Marketing”

  1. Antes que nada Erick, gracias! por compartir tus conocimientos con aquellos que QUEREMOS salir del “aburrimiento” y de la ignorancia.

    Me considero un OBSCENO IGNORANTE de muchas cosas, sobre todo en el área de marketing.
    Nos vemos luego en el próximo [MP]
    Salud te deseo!

  2. No es simplemente de lo que yo quiero, sino transmitir un mensaje subliminal de lo que los demás pueden lograr.

  3. Me pareció buenísimo el ejemplo del doctor leyendo el periodico, como decimos en El Salvador, espantadose las moscas, por supuesto muy buena la idea de lo que transmite uno y recibe el otro, que generalmente no es lo mismo. En general muy buenos conceptos los que has transmitido, te felicito Erick por tu aporte.

Comentarios cerrados.