El secreto del exito de las fuerzas armadas

armyMe encontraba en la playa con unos amigos disfrutando unas bien merecidas micheladas a la luz de la luna cuando se me fue revelado el secreto del éxito de nuestras fuerzas armadas.

No es que fuera el secreto mejor guardado del mundo, -por el contrario, todo el mundo lo sabe-, pero por alguna razón, cuando un insider te lo cuenta, algo cambia en la forma en que lo entiendes.

Este insider es un coronel.

El coronel nos comenzó a contar la forma en que fue entrenado cuando apenas era un cadete en la escuela militar hace más de 40 años.

A mis amigos no les podia importar menos.

Yo estaba con las orejas bien paraditas escuchando lo que el viejo zorro quería compartir.

No es que sea un gran fan de la milicia, pero si alguien ha sobrevivido al campo de batalla en 2 guerras diferentes, seguramente tiene algo que decir que vale la pena escuchar.

El coronel habló extensamente sobre la dureza del entreno físico al que fue sometido.

Sus superiores lo trataban como basura.

Lo hacían arrastrarse en el polvo atravesando un campo bajo alambres de púas mientras le tomaban el tiempo y le gritaban. “Arrastrese Sabandija!”

Ay de aquel que se tardara más de la cuenta!

No había espacio para delicadezas… se estaban preparando para combatir enemigos viciosos y -literalmente- a luchar por “vencer o morir”

Por supuesto, todos los cadetes odiaban a los oficiales; y los oficiales parecían disfrutar el odio de los cadetes.

Pasaron los años y fue ascendido a oficial. Ahora era su turno de entrenar a los nuevos cadetes.

Hoy, su trabajo era gritar “Arrástrese Sabandija!”

Y lo hizo. Y al igual que los oficiales que lo entrenaron a él, realmente lo disfrutó.

El coronel agregó: “yo les gritaba: Arrástrese Sabandija…YO también fui sabandija y no me vengan con culeradas, así que arrástrese”

Ahí fue donde comprendí el secreto del éxito de las fuerzas armadas.

En la línea “yo también fui sabandija y no me vengan con culeradas”.

No es la rudeza.

Ni mucho menos la intensidad.

Es la autoridad genuina.

Cada recluta sabe que quien lo está haciendo comer el polvo, se ha ganado el derecho de hacerlo.

El oficial no ordena nada que él mismo no haya hecho previamente.

El oficial tiene autoridad moral. No acepta excusas por el rango que posee sino porque sabe por su propia experiencia que pueden hacerlo.

Da risa cuando lo comparas con la forma en que operan muchos gerentes en las empresas, que exigen metas duras sin tener la mínima idea de cómo hacerlo.

Quieren que los vendedores incrementen sus cierres y ellos mismos no podrían venderle libros a una biblioteca.

Personalmente, no tengo interés en ser maltratado, por lo que la vida militar nunca ha estado en mi radar.

Pero acá hay 2 lecciones valiosísimas:

  1. Lidera con autoridad genuina.
  1. Aprende de quien tiene autoridad genuina.

En estos dorados tiempos, cualquier pelón lee 3 libros y se publicita como el próximo Peter Drucker.

Esto es particularmente patético en los campos del Marketing por Internet y el de Superación Personal.

Hay excepciones, claro. Y casualmente, estuve sentado con una de esas excepciones hace unos días.

Un amigo me llamó para que nos reuniéramos pues quería presentarme a una persona “con quien tienes mucho en común; es un biólogo que un día fue invitado a subir un volcań en Guatemala y la experiencia le gustó tanto que decidió comenzar a subir montañas.”

Subir montañas me entusiasma tanto como ir a un cuartel, pero al igual que el coronel, quizá este tipo tenía algo valioso que compartir.

Agradezco a Dios haber llegado a la cita.

El amigo de mi amigo es una celebridad mundial.

Discovery Channel ha emitido 3 documentales sobre él!

National Geographic es uno de sus patrocinadores.

Y al hablar con él descubres una calidad humana muy difícil de encontrar en estos días. Nada de grandezas ni falsas humildades.

Su nombre es Jaime Viñals. Yo jamás había escuchado su nombre, pero cuando le comenté a mis amigos me dijeron que ya lo habían escuchado y que era espectacular.

Jaime viene a El Salvador a impartir una charla el próximo Sábado llamada “Desata Tu Poder Interior”.

Puedes ver los detalles acá:

http://DesataTuPoderInterior.com

El costo de asistir es un chiste.

Si EN SERIO quieres que este año sea mucho mejor que el anterior, te sugiero que asistas.

Si tienes tus días de estar suscrito conmigo, sabes que no suelo promocionar eventos de terceras personas, pero este tipo es the real deal.

Estamos en contacto,

Erick “arrástrese sabandija” Monzon