Emprendedores sin Pedigree

gatito sobre jeansDesde muy joven he sabido que necesito ayuda con cuestiones poco importantes, como el protocolo de negocios y la imagen personal.

Pues bien, aprovechando una oportunidad, finalmente me decidí a tomar un curso intensivo con la mayor experta sobre esos temas en mi país.

La historia de esa mujer es fascinante: comenzó como aspirante a “miss” y desde entonces ha ostentado todo  tipo de cargos empresariales y políticos.

Incluso fue diputada y cónsul de la república en varios países.

Ha sido asesora de imagen de presidentes, vice-presidentes, prominentes empresarios… la mujer sabe su negocio. Por supuesto que ya le ofrecí un trato para hacer una alianza juntos.

Pero no nos desviemos del tema.

Cuando conocí a esta mujer pensé… “bueno, quizá esta es la persona indicada para ayudarme a sacar de mi interior al tipo increíble que solo yo he podido ver”.

Comenzamos las primeras clases… y tal como imaginé, muchos cambios que debía hacer. Bajar de peso es la primera.

Eventualmente llegamos a uno de los puntos más complejos (para mí al menos): la vestimenta.

Casi me caigo de la silla cuando descubrí que hay 5 estilos de personalidad en la vestimenta (!) y… ¿cuál crees que fue el mío?

Exacto… el que no tiene pedigree.

El nombre técnico es “Natural” (se ve que involucraron a un marketer para que nadie se sintiera mal con el nombre).

Lo interesante es que mi maestra me hizo ver que se puede ser un tipo espectacular aún sin tener pedigree.

Robert Redford, Richard Gere, Charlton Heston y Chuck Norris están en mi misma categoría.

Nada mal, ¿no lo crees? Aún hay esperanzas para mí.

En los negocios, muchos emprendedores super exitosos no tienen “pedigree de negocios” -en lo más mínimo- 

Nunca estudiaron negocios en la Universidad, o comenzaron y no terminaron, o ni siquiera fueron a la universidad.

No son tipos cuya inteligencia destaque.

Ni son personas que tengan un gusto refinado.

Pero son personas cuyo éxito está ahí… para quien quiera admirarlo.

Richard Branson, Arnold Schwarzenneger, Duncan Bannatyne, Walt Disney… por nombrar algunos.

Cero pedigree = Muchos $$$

Es un error detenerse por no contar con las credenciales correctas, o por no tener los “conectes” apropiados, o por “ser indigno” debido a tus errores pasados.

Esos son los pretextos que los losers utilizan para vivir siempre en depresión.

Pero tu sabes, mi amigo, que el mundo del emprendedor es un lugar rudo.

No es para los débiles de corazón ni para quienes se desaniman fácilmente.

Pero hay formas de hacerlo menos difícil, como saber que para triunfar en grande necesitas crear dinero y manejar bien el dinero (doh! [esa es la expresión de Homero Simpson, para quienes no saben])

Lo que no es tan evidente es cómo crear el dinero.

No todos saben -en realidad casi nadie sabe- en qué debe enfocarse.

Tampoco saben cuales son las 3 variables más importantes a considerar al evaluar sus propios negocios o sus posibilidades de inversión.

Tampoco saben utilizar la deuda para ganar dinero.

El pasado sábado tuvimos un evento en el que hablé  justo de eso. Lo llamamos “lo que tus padres siempre quisieron enseñarte sobre el dinero (pero ellos mismos no sabían)

La buena noticia es que vamos a repetir este evento toda esta semana (hubo más personas que las que podíamos manejar). Lo voy a impartir junto a mi socia Dina el martes 19, jueves 21, sábado 23 y domingo 24.

Siempre de 8:00 a 12:00

Si vives fuera de El Salvador y te interesa lo que  impartimos, envíame un email. Si hay suficientes  interesados lo voy a grabar y podrás tener la oportunidad de comprarlo.

Acá están todos los detalles:
http://inteligenciaenaccion.com

Si no te diste cuenta a tiempo, esta es tu oportunidad de redimirte. Desperdiciala a tu cuenta y riesgo.

Estamos en contacto,

Erick Monzon

Un comentario en “Emprendedores sin Pedigree”

  1. Muchos de quienes sueñan con ser los próx­i­mos titanes con nego­cios inter­na­cionales descono­cen todas las tre­tas de las que se valen esos tipos para obsta­c­ulizar sus proyectos.

Los comentarios están cerrados.