Hazte el sordo a tu propio riesgo

En los últimos días he recibido una cantidad de emails superior a lo normal. Los mensajes incluyen diversos tipos de comentarios, saludos, felicitaciones y uno que otro sarcasmo.

Parece que la idea de adquirir un newsletter exclusivamente dedicado a convertirte en un samurai del email ha sentado muy bien en mis suscriptores.

Después de todo, quienes se suscriben (y siguen suscritos) conmigo suelen ser tipos que saben apreciar algo bueno cuando lo ven.

Esto me hace recordar un error común que muchos emprendedores (inclusive veteranos en los negocios) cometen.

Es un error que les hace perder una buena cantidad de ventas y mony.

(Además de mucho tiempo).

Hablo de negarse a escuchar lo que tu gente quiere decirte.

Es cierto que a veces lo que te dicen te hace suspirar y pensar ¿De verdad este es el espermatozoide que ganó?

Pero hasta eso te sirve de termómetro para saber cómo lo estás haciendo.

Si de repente comienzas a ver una cantidad creciente de mensajes que son puras burradas, quejas de niño malcriado, tipejos que te ofrecen solo gangas por tus productos y servicios o nazis del lenguaje, definitivamente algo estás haciendo mal que está atrayendo a esos tipejos.

Después de todo, no aparecieron en tu lista por arte de magia, ¿cierto?

Piensa un poco al respecto si lo necesitas.

A propósito, hay algo que tenía que decirte:

Si me has escrito en los últimos días y estás sorprendido/ofendido por mi falta de respuesta, relax.

No siempre soy rápido en responder mensajes de quienes no son mis clientes.

Y por hoy, yo soy mi único cliente y tengo una montaña de trabajo que sacar adelante… así que tranquilo con eso. La paciencia es una buena virtud, según he escuchado.

Ahora, vamos a los negocios:

Mañana finaliza mi nada científico pero muy certero sondeo sobre si hay público que desea aprender a escribir emails que generen una fuerte cantidad de respuestas (leáse, ventas).

Si ya respondiste, gracias.

Si no, tienes hasta mañana para influir en mi decisión final.

Espero tu respuesta

Erick Monzon