Historias Prohibidas de Barbie

barbieCuentan las malas lenguas que allá por el 2002, Mattel sacó una edición limitada en que aparecía Barbie embarazada.

La panza era desmontable y en su interior estaba el bebé. Incluso se podía hacer parir a Barbie llegado el momento!

Parece que el interés de las corporaciones de hoy es un poco distinto del que habia cuando yo era un niño.

En fin.

Barbie no llevaba anillo de matrimonio, lo que dio lugar a muchas especulaciones sobre si Ken simplemente “le habia hecho el daño”… el asunto nunca se aclaró, pero año y medio después Barbie rompió con Ken.

Todo esto esta documentado; busca en Internet si no me crees.

Unos años después, Mattel introdujo la primer Barbie travesti. Aqui puedes ver la noticia:

(Si haces clic te aparecerá un anuncio. Espera 10 segundos y verás el artículo)

Ignoro la forma en que uno descubria que “la” Barbie era “el” Barbie; pero tampoco lo voy a tratar de averiguar.

¿Por que la gente de Mattel hace estas cosas?

Ellos entienden que el mundo está en movimiento.

Los intereses de los consumidores cambia según su época… no puedes esperar que lo que le interesaba a las niñas de 1997 le siga interesando a las niñas de 2015.

Quizá sus ideas sean retorcidas, moralmente cuestionables o simplemente estupidas. No importa. No es ahí donde nosotros debemos enfocamos.

Quien se sienta ofendido que haga lo que estime conveniente.

En lo que vale la pena enfocarse es mantenernos siempre vigentes.

Innovando en tus productos, en tu marketing, y en tu forma de tratar a tus clientes.

Probar nuevos ángulos, nuevas ofertas, nuevas garantías, nueva voz…

Por bueno que sea lo que haces, tarde o temprano todo se  fatiga. La gente se cansa de lo mismo.

Esperar que nadie se aburra de ti mientras haces lo mismo toda la vida es ingenuidad..

Esto es especialmente cierto si tu público son los menores de  30 años.

No todo lo que harás será exitoso (ver los ejemplos arriba), pero mantenerte probando nuevas cosas siempre será mejor que estar muerto en vida.

Una buena rutina que adoptar es llevar un archivo cronológico de tu marketing y dedicar tiempo a revisar qué y cómo ha cambiado.

No conformarte con saber si funcionó o no, sino profundizar en descubrir la razón por la que funcionó o no.

Buscar patrones.

Como si fueras un detective.

No cualquier detective, piensa en Sherlock Holmes.

¿Si recién estás comenzando o no sabes que buscar?

Entonces mira el email de mañana.

Erick “Sherlock” Monzon