La Escuela del Exito de Dragon Ball Z

Algunos emprendedores están desesperados por sus problemas financieros.

Sus deudas son excesivas en relación a sus ingresos y no logran dar pie con bola. Año tras año la situación es peor y no se ve claro cómo puedan cambiar esa realidad.

Eso afecta sus matrimonios, sus amistades e incluso su salud.

Es penoso que eso suceda habiendo tanta abundancia a su alrededor. Pero en realidad, no importa cuánta abundancia haya si eres incapaz de verla.

No hablo de abundancia en sentido metafísico, sino en sentido material y económico.

Esto me recuerda las tardes que pasé pegado pegado al televisor viendo Dragon Ball y  Dragon Ball Z.

En Dragon Ball, el héroe (Goku) se sometía a un entrenamiento matador para enfrentar al villano. Usualmente, el villano tenía una técnica secreta y Goku debía usar su ingenio junto con todas sus fuerzas para derrotarlo.

Esa forma de proceder aplica para los problemas “normales”, pero difícilmente basta cuando los problemas te superan por mucho.

Los problemas mayores, feos y peludos se parecen más a los villanos de Dragon Ball Z, con los que no bastaba el ingenio ni el entrenamiento matador porque además de sus técnicas secretas, esos villanos evolucionaban mientras peleaban. Así, el gran Freezer, Cell y Majin Buu peleaban en fases, y cada fase era más poderosa que la anterior.

Eso los volvía casi demasiado poderosos para ser derrotados.

¿La solución?

Goku tuvo que aprender a evolucionar y transformarse MIENTRAS peleaba. Ese es el equivalente a “abrir los ojos” a la abundancia que te rodea.

Mientras seas incapaz de elevar el poder de pelea de tu negocio, estarás en problemas financieros indefinidamente recibiendo un golpe tras otro.

La buena noticia es que es relativamente sencillo hacerlo.

No necesariamente fácil, pero sí sencillo.

Solo necesitas un sistema confiable para adquirir nuevos clientes y maximizar a) el dinero que extraes de ellos y b) el tiempo que se mantienen como clientes.

Dependiendo de lo que haces, eso puede significar una página de aterrizaje, una carta de ventas y un seguimiento con emails.

A medida vas teniendo resultados (o sea $$$) añades más partes.

Por supuesto, el diablo está en los detalles.

Si quieres intentarlo, anda y ve. Este es el mismo sistema que utilizamos muchos marketers exitosos (famosos y underground).

Pero si tienes muchas dudas y quieres acelerar tu curva de aprendizaje, tal vez pueda ayudarte.

En media hora de consultoría podemos analizar y validar tu idea, tu estrategia, tus procesos y tu mensaje para que incrementar tu posibilidad de éxito (y de paso, tus ventas).

Media hora de mi completa atención cuesta únicamente $150. Si esa es una cantidad obscena para tí, has caso omiso y pon primero tu casa en orden.

Si estás interesado, responde este email para darte los detalles.

Erick Monzon