La ventaja que necesitas para ser casi-invencible en los negocios

Una lección excelente para aprender (y re-aprender) mientras te esfuerzas por alcanzar tus metas personales y profesionales es que no le caes bien a todos.

Triste pero cierto, pal.

En la medida que tu círculo de clientes, amigos, colegas, competidores o staff se incrementa, lo hace la probabilidad que alguien, en este mismo momento, esté molesto contigo.

Ahí es tu mejor ventaja se impone. Acá lo llamamos:

Ser Cuerudo!

En mi humilde (pero correcta) opinión, carecer de un pellejo grueso es la causa más común por la que muchas personas excelentes jamás alcanzarán los peldaños superiores de la cadena alimenticia.

Lamentablemente, eso hace que únicamente se interesen en política aquellos que pueden aguantar insultos y ser ridiculizados (en El Salvador, la excepción es el presidente, quien se volvió una prima-donna en cuanto saboreó el poder).

Alguien que nos puede dar una súper cátedra sobre este tema es Kim Kardashian.

Hasta donde sé, Kim jamás ha hecho nada útil en su vida;

No tiene una mente privilegiada.

No tiene una personalidad inspiradora.

Ni siquiera es una belleza despampanante.

Sin embargo, eso no le ha impedido amasar una enorme fortuna personal y familiar.

Hay quienes afirman que Kim está en la cima simplemente porque vivimos en un sociedad con el norte totalmente viciado, porque se apalancó de su amistad con Paris Hilton, por tanto coyote que babea por su trasero y por su mamá (quien es su publicista).

No es una apreciación totalmente equivocada…

Pero es incompleta.

Quizá eso (más el video porno que Vivid Entertainment publicó y haber posado en Playboy) ayudó a llevarla a la cima.

Pero no es eso lo que le ha garantizado 7 temporadas consecutivas en Keeping Up with the Kardashians.

Ni le ha garantizado jugosos contratos por al menos otros 2 programas de TV adicionales.

Kim sigue en la cima por enorme capacidad de ignorar todo lo malo que se publica sobre ella y su familia; y en lo respecta a las Kardashian, ríos de tinta se imprimen a diario con toda clase de relatos enfermizos y mal intencionados.

A ellas simplemente no les importa… se encojen de hombros y cuentan el dinero.

Para unos eso totalmente despreciable… yo lo considero buen comportamiento.

No te confundas, yo no digo que debas hacer lo mismo que ella para triunfar. Tampoco insinúo que es mi ideal de mujer o mi modelo a seguir.

Eso no significa que no tenga nada valioso que enseñar.

No se llega muy lejos en los negocios si te importa demasiado lo que otros piensan de ti, my friend.

Pero Hollywood está muy lejos, veamos algo más cercano:

Muchos se abstienen de hacer cosas inteligentes (como enviarle un email a su lista a diario) porque creen que sus prospectos van a pensar que son una molestia.

O que son unos maleducados o muertos de hambre.

Agonizan con la idea de vender algo todos los días (su producto, su servicio o ellos mismos).

Ese es un mal comportamiento que hará sufrir tus finanzas.

El punto que no consideran es que a muchos les encantaría poder conocer de lo que hacen.

Incluso estarían agradecidos si les hablaran de sus productos o sus oportunidades.

Pagarían con gusto por lo que venden. Y referirían a muchos amigos y conocidos.

Piensalo. Quizá estás más cerca del éxito de lo que crees.

Erick Monzon

P.D. Si intuyes que el espíritu de este mensaje está de alguna forma relacionada con que tus competidores te vean y piensen “¿Cómo Hace Ese HDP?” andas en el camino correcto… puedes inscribirte para el próximo lanzamiento aquí.