Lecciones de Marketing en la cocina de McDonald’s

Hace tiempo llevé a mi hijo Ian a jugar a McDonald’s.

¿Dices que por qué lo llevé a McDonald’s y no a un parque?

¿Qué importa? Tu sigue la historia y deja de interrumpir.

Ufff.

Bueno, mientras Ian estaba en sus asuntos, llegó una empleada a preguntarle si quería conocer la cocina.

Ian no estaba muy entusiasmado con la idea…

Pero yo sí, así que fuimos.

El restaurante no es muy grande, así que me sorprendí mucho al ver el tablero de control de las cámaras de seguridad:

Había nada más y nada menos 26 cámaras en funcionamiento.

Absolutamente, cada cosa que ocurre en ese lugar queda registrado.

Todos los empleados saben que si tratan de pasarse de listos los van a agarrar.

Piensa en lo siguiente:

¿Qué harías diferente si supieras que todo lo que haces está siendo grabado?

¿Qué pensarían de tí tus clientes si pudieran ver lo que haces (y no haces) por ellos?

Puedes llevar esto más allá de los negocios.

¿Qué diría tu pareja si viera lo que haces todos los días cuando estás en tu trabajo?

(Conozco a varios a quienes eso les costaría el matrimonio)…. lol

¿Qué pensarían tus hijos de tu actitud en tu trabajo?

Si lo piensas así, es posible que veas cosas que debes cambiar y cosas que te has negado a hacer que URGE que comiences a hacerlas.

Como (ejem!) enviar emails diarios a tus prospectos.

¿No se te ocurre qué decir?

Háblales de sus problemas (no de los tuyos) y diles concretamente cómo puedes ayudarles.

No tiene que ser complicado, pero sí debe ser relevante.

Nadie se aburre nunca de quien le habla de lo que le interesa de forma entretenida.

Puedes hacer lo que te plazca con esta información.

Ahora, a los negocios.

Este es el último email en que te pregunte cuál es el principal reto que tienes como consultor o coach. No me refiero tanto a los aspectos técnicos sino a los aspectos del negocio de coaching o consultoría.

Así que aprovecha y responde a este email con tu respuesta.

Feliz fin de semana

Erick Monzon