Los huev-onez nunca ganan el juego

Un lobito que anduvo curioseando por mi website pregunta:

“Erick, en tu website vi un post de manejo de dinero en que ponías el ejemplo de dos personas que invertían $500 y como una superaba por mucho a la otra a pesar que ambos usaban inteligentemente el dinero… ¿puedes ampliar un poco sobre ese tema?”

Ok… ya han pasado varias lunas desde que publiqué ese post.

Si quieres algo de contexto, puedes ver el post original en:

http://erickmonzon.com/la-habilidad-que-pondra-la-riqueza-a-tus-pies/

De todo lo que escribí en esa perla de sabiduría, es importante ver que uno juega para ganar y el otro juega para no perder (mientras que el promedio pierde por default).

Sí lobito, sé que escribí que ambos utilizaron bien su dinero.

Pero un párrafo después escribí “Si no supiéramos absolutamente nada más de Pedro y Juan, podemos aventurarnos a predecir que lo más probable es que a lo largo del tiempo, Juan hará entre 3 y 10 veces más dinero que Pedro, habiendo invertido la misma cantidad de dinero”

Perspectiva, lobito, perspectiva.

Hacer lo que todo el mundo hace es jugar para no perder.

Lo que hizo Pedro quizá sea mejor que quien busca todo gratis (ese sí está bien perdido), pero aún así es jugar para no perder.

Pedro no utiliza ningún tipo de apalancamiento y no hay forma evidente de cómo darle tracción en el caso que haya buena acogida.

Juan entendió que su negocio solo agarrará fuerza y velocidad si se pone frente a los ojos correctos con la oferta correcta y el seguimiento correcto en un sistema en el que cada parte multiplica la fuerza de la anterior.

Muchas personas que ofrecen sus servicios como copywriters o como consultores tienen problemas para conseguir y manejar sus clientes porque no cuentan con un sistema como ese.

Eso, más que otra cosa, es lo que los condena a vivir coyol quebrado, coyol comido (CQCC) a pesar de ser sumamente inteligentes y capaces.

El MGL sabe bien de eso y por eso creó un sistema que se acomode a sus planes de corto, mediano y largo plazo… y prueba de ello es que tú estás leyendo este mensaje.

Y porque sé los resultados que brinda, te recomiendo que hagas lo mismo en tu negocio.

Erick Monzon