Mis pesadillas con el coco

foto de palmera y casaNo sé si alguna vez te he contado que no vivo en la ciudad. De hecho, vivo en un lugar donde jamás sospecharías encontrar a alguien como yo.

Eso es agradable. No tengo vecinos, no hay delincuencia, y estoy totalmente aislado de la locura que nos rodea.

Mi casa se encuentra más de 100 metros alejada de la entrada de la propiedad y no es visible desde la calle. Y puedo observar un bosque todas las mañanas desde mi habitación.

Alrededor de mi casa están plantados varios cocoteros.

Siempre me ha gustado el aire “californiano” que le da a la casa. Pura vida, como dicen mis amigos ticos.

Sin embargo, desde hace años tengo un problema.

Un problema realmente molesto.

Resulta que algunos de los cocos están un poco… más cerca de casa de lo que deberían.

Y todos los años al caer me rompen las láminas.

Todos los años. Y son VARIAS láminas.

Cambiar esas láminas todos los años estuvo incluido en mi presupuesto mensual hasta el año pasado, en que finalmente me decidí a eliminar los cocos.

Así, con todo el dolor de mi corazón le dije “sayonara” a los cocos malcriados.

Fue una ardilla quien se encargó de hacerme ver lo absurdo de la situación. Hizo caer un coco sobre una lámina que tenía 5 días de haberse instalado.

Era necedad de mi parte.

Del mismo modo, puedo decir es necedad lo que a menudo hace que muchos negocios no prosperen.

Necedad de seguir haciendo lo mismo todos los años.

Necedad de seguir creyendo que basta con decir “somos los mejores” y la gente correrá hacia ellos.

Necedad de seguir creyendo que el negocio no puede ser exitoso sin sus dueños.

Necedad de no crear sistemas de atracción y manejo de prospectos calificados.

Necedad de permanecer valorando más la perfección que el progreso.

Captas la idea.

Todos en algún momento necesitamos una “ardilla” que nos despierte del letargo. Si crees que estás en esta situación, pues …es hora de despertar!

Tu billetera te lo agradecerá

Erick Monzon

P.D. Ya he recibido varios mensajes con los temas que algunos suscriptores quieren que desarrolle en el mini-curso de marketing personal. Aunque hay algunas un poco disparatadas, también hay otras muy buenas. Si no has enviado la tuya, o quieres añadir consultas adicionales, tienes dos días más para enviarlas.

Si no sabes de qué estoy hablando, revisa esta entrada y apresúrate a comentar.