Nueve formas para conseguir tu amor prohibido

Ya que estamos oficialmente en el mes del amor, vale la pena hablar de uno de los amores menos comprendidos y más vilipendiados…mencionado incluso como “la raíz de todos los males”.

Me refiero al amor al dinero.

Históricamente, ha habido gran repudio por aquellos que expresan abiertamente su interés por acumular grandes cantidades de dinero.

Claro, el repudio se da cuando la persona que lo expresa viene de una familia sin dinero. Si lo expresa el hijo de un millonario, lo felicitan y lo consideran una bendición.

Interesante ver como cambian las percepciones de acuerdo al lugar que se ocupa en la cadena alimenticia, ¿no lo crees?

Hay muchos que genuinamente no están interesados en acumular dinero. Está bien, no es obligación hacerlo. Si ese eres tu, pues felicidades.

Este mensaje no es para ti (de hecho, nada en este website es para tí).

Este mensaje es para ese ‘anatema’ que vienen de una familia sin dinero y que secretamente ansía terminar su vida con mucho más dinero del que empezó

Para comenzar, entiende que es un error amar al dinero. Para comenzar porque el dinero ya no es dinero y para terminar porque el dinero es el resultado de muchas decisiones y acciones, no el origen de una mejor vida..

Lo que más te conviene hacer es aprender a amar el proceso de crear dinero. Este proceso incluye:

1. Enriquecer la vida de cada vez más personas con tus productos y servicios;

2. Crecer como persona y dejar atrás problemas de auto-estima y dudas sin sentido. Dejar de chillar, de sentir auto-compasión y de buscar siempre la aprobación de otros;

3. Aprender a cobrar por lo que realmente vales;

4. Entender que esta no es una guerra entre buenos y malos… es un juego cuyo escenario y reglas unos comprenden mejor que otros;

5. Ser realmente bueno para algo que es apreciado en el mercado;

6. Ser diligente… despedirse de la mediocridad, la ley del mínimo esfuerzo y de tu zona de confort;

7. Poner tus propias reglas y hacerlas cumplir;

8. Saber ser humilde y reconocer que no te las sabes de todas todas. Aprender de todos y no humillar a nadie (al menos no tanto);

9. Ser consistente; avanzar todos los días en la construcción de un mejor porvenir, comprender mejor a tu audiencia, volverte un mejor negociador, un mejor jugador… hacer que este mundo avance mientras solo escuchas lamentos, quejas y críticas a tu alrededor durante años.

Bonus Tip:

Siéntete profundamente orgulloso de ser quien eres y de lo que quieres.

Erick Monzon