Pecados mortales de un email marketer

Tranquilo lobito, no te voy a dar un sermón de moralidad.

Vamos a hablar estrictamente de prácticas de negocios que son tan malas que quienes las cometen deberían recibir la absolución antes de poder continuar mandando emails (Hmmmm, ¿quizá hay una idea de negocios ahí?)

No es una lista exhaustiva, pero te mostrará los malos caminos que debes evitar.

Iniciemos:

El primer pecado es comunicarte con tu lista sólo cuando quieres venderles algo.

Esto es tan común como despreciable e inútil y ningún marketer serio comete esta atrocidad.

Quien lo comete no entiende que “la lista” son personas de carne y hueso que poseen necesidades y deseos.

Muchos lo justifican con el cuento que no quieren hacerle perder tiempo innecesariamente a sus prospectos. No les entra en la cabeza que la única razón por la que hacemos negocios es para crear relaciones de largo plazo.

Mientras más intensa la relación, mejor.

En esta era en la que ya no hay escasez de nada y en la que todos los días aparecen nuevas personas tratando de atraer a tu gente con buenos productos y buenas ofertas, jamás serás respetado si solo te comunicas cuando quieres que te compren algo.

Vamos con otro pecado: Tratar de agradar a todos.

En tu afán de ser monedita de oro, arruinarás la buena voluntad de todos.

Si algo en lo que crees ofende a alguien, que así sea.

Si por expresar tu opinión sincera alguien cree que apestas y no quiere saber más de tí, déjalo ir.

No trates de demostrarle su error y sigue adelante con tu camino. Busca gente que se sienta afortunado de tenerte como un consejero confiable tal como eres.

Y para terminar hoy, vamos con uno más.

Casi todos los coaches y quienes ofrecen algún tipo de transformación personal son culpables de éste. Lo mismo quienes se dedican a asesorías profesionales técnicas.

Por supuesto, me refiero a llenar tus emails de información “dura” creyendo que tu tarea es dar la clase completa en tu email.

Lobito, ¿Acaso no te has dado cuenta que los profesores son muy mal pagados en nuestra sociedad?

En cambio, ¿no te has fijado que quienes están en el negocio del entretenimiento son muy bien pagados?

No tomes eso a la ligera… ahí tienes una gran pista de cuál es el camino al éxito con el email.

Reflexiona y ajusta lo que debas ajustar.

Ahora anda y no peques más.

Erick Monzon.

P.D. Hay un pecado terrible (que he cometido en este email) ¿Quieres adivinar cual es? Enviame un mensaje con lo que crees que es y veamos que tanta atención has estado poniendo.