Perdiendo la virginidad con el MGL

En los últimos días he observado algo inesperado.

Aunque la mayoría de suscriptores han llegado a mis dominios luego de rebotar con diferentes maestros de marketing, gu-gurús y wanabís, cada vez más hay más suscriptores que recién están empezando a descubrir que al cambiar tu mensaje y los medios y la frecuencia con que te comunicas puedes cambiar tus resultados financieros para siempre.

¿Puedes creer la suerte que tienen algunos?

Llegar virginal al reino del Maligno Genio Licántropo (MGL)!

Definitivamente algo bueno deben haber hecho en su vida.

Habrá quien opine que no soy el punto de partida ideal para conocer de marketing y negocios, porque soy muy rudo, contrario, sarcástico e irreverente.

Que se jodan.

Yo pienso que quien tire la toalla porque se sintió ofendido por algo que escribí no tiene mucho futuro en los negocios de todos modos (no es casualidad que 9 de cada 10 negocios cierre antes de cumplir 10 años, lobito).

Como en todas las técnicas que vale la pena dominar, lo más difícil no es tanto aprender lo que funciona, sino desaprender lo que no funciona.

Y para la mayoría que está en el mundo del marketing y los negocios hay muuuucho que desaprender.

¿Quieres que te de un ejemplo?

Ok, ahí te va uno.

(Para variar, algo relacionado con el email)

Muchos ex-spertos en email te dirán que una de las métricas clave es la cantidad de opens (Open Rate).

El MGL te dice que la cantidad de opens es absolutamente irrelevante y que no pierdas tiempo enfocándote en eso.

Antes que te rasgues las vestiduras, o peor aún, que te avergüences a ti mismo ridiculizándome por la herejía que acabo de escribir, piensa lo siguiente:

¿Cuál es la razón principal por la que vas a dedicar el tiempo a escribir un email todos los días, llueve, truene o relampaguee?

Un buen porcentaje de quienes me buscan me dicen que es porque desean incrementar sus ventas y sus ganancias.

Si ese es tu caso, no quieres es que te digan: “Qué buenos emails escribes”, sino “Quiero comprar eso que vendes YA!”

¿Qué es lo que dices?… Que ¿cómo van a comprar si no abren el email?

Buen punto, lobito.

Pero te recuerdo que medir la tasa de mensajes abiertos (Open Rate) dista mucho de ser una ciencia exacta, especialmente en dispositivos móviles.

Así que si quieres medir algo, mide tus ventas

En mi humilde (pero correcta) opinión, es una métrica más útil.

Sin embargo, hay cierto tipo de personas para quienes soy “no-ideal”

Uno de esos tipos es quienes quieren todo servidito en la boca.

Por ejemplo, si alguna vez comento sobre enviar mensajes en tu autoresponder como “solo texto” en vez de HTML y me escribes preguntando ¿Qué es un autoresponder?, no creo que pueda ayudarte.

Mira, no es pecado ser ignorante. Todos empezamos de cero en algún momento.

Pero tengo en alta estima la autosuficiencia de mis suscriptores, y cualquiera puede buscar en google que es un autoresponder.

La proactividad lobito, hace maravillas para tu autoestima y para tus finanzas.

Erick Monzon