Por que desprecio a los bancos

cochinito remendadoYo desprecio a los bancos. En una época los odié, pero ahora solo los desprecio.

Esto se debe a que he tenido más problemas con los bancos que los que cualquiera puede desear. Y he podido apreciar sus “mejores prácticas” desde diferentes ángulos.

Cuando mis finanzas iban en caída libre, era de esperarse: yo sé que a los bancos no les gusta que no les paguen. Tienen razón en ser tan hostiles.

No es esa la razón de mi desprecio.

Es por todo lo que tuve que experimentar en mi búsqueda de la redención financiera lo que originó esto dentro de mi ser.

Si hay un problema que alguien puede tener, yo ya lo tuve.

Cargos absurdos por prácticas “inusuales”de negocios, cheques que rebotan aún cuando hay fondos en la cuenta, cobros de más de $50 por emitirme una chequera que nunca me llegó (sin reembolso, por supuesto), fondos congelados por más de medio año por llamarme igual que un traficante brasileño, fondos no admitidos (!) por transferencias internacionales de terceros…

Eso, por supuesto, con los bancos de Estados Unidos.

Si comienzo con los bancos de mi país, es para llorar.

Basta con decir que el sistema no está diseñado para ser amigable -mucho menos para ayudarle a crecer rápidamente- con el emprendedor chiquito que está tratando de romper el cascarón.

Muchos de quienes sueñan con ser los próximos titanes con negocios internacionales desconocen todas las tretas de las que se valen esos tipos para obstaculizar sus proyectos.

Pero al menos en este mundo, es sumamente complicado hacer negocios de tamaño considerable sin recurrir a los bancos.

Es enfermizo, pero es real.

Es su juego. Ellos ponen las reglas.

Nosotros obedecemos las reglas o no nos dejan jugar.

Sin embargo, puedo decirte algo con total certeza:

El banco no trata a todos por igual.

Para nada.

No importa que pagues puntual o que tengas varios servicios contratados con ellos… si el monto de tus operaciones es bajo (de acuerdo a ellos), eres poco más que un cero a la izquierda.

Pero cuando tienes cierta cantidad de dinero ahi dentro, comienzas a conocer una amabilidad que jamás hubieras sospechado de esos buitres.

Mejores tratos, mejores oportunidades, mejor todo.

No hay sutileza alguna. Servilismo ante todo.

Así que, si me preguntas a mí… no hay mucho que pensar. Es fácil saber en qué parte de la ecuación quieres estar.

El punto es… cómo hacer para pasar al lado correcto de la ecuación.

Cómo obtener la masa que te va a asegurar los mejores tratos, las mejores oportunidades, los mejores todo.

Es una mezcla de dos factores: Marketing & Administración de Dinero.

Si no tienes esos dos bien, siempre estarás del lado equivocado de la cerca.

Ambas son habilidades que cualquiera puede aprender.

Usualmente hablo de la primera. Eventualmente hablo de la segunda.

Y mañana es una de esas eventuales. En un evento que ha sido preparado para que puedas iniciar tu camino hacia la ACUMULACIÓN de dinero. La ponencia se llama:

“Lo que tus padres siempre quisieron enseñarte sobre el dinero (pero ellos mismos no sabían)”

Todos los detalles están aquí:
http://inteligenciaenaccion.com

Te veo mañana.

Erick Monzon