Que hacer cuando tus clientes apestan

clientes que apestanUna de las razones por las que alguien decide abandonar el camino de la escalera corporativa (o del grillete descarado del empleo según el caso) es para tener libertad de hacer las cosas que quiere, cuando quiere, como quiere y con quien quiere.

La inmensa mayoría de quienes inician su empresa pronto descubren que eso no es precisamente fácil.

Ciertamente, el león no es como lo pintan.

Como resultado, 9 de cada 10 nuevos emprendedores fracasa miserablemente en unos pocos años…
estadísticamente, es más probable ganar dinero apostando en un casino en Las Vegas que triunfando como emprendedor.

Quizá esa sea una de las razones primordiales por la que tantos emprendedores resisten su impulso de deshacerse de los clientes difíciles.

Sin afán de ser desagradecido, hay que ser muy franco y saber reconocer cuando tenemos frente a nosotros a un cliente que apesta.

Un cliente que apesta nos drena la energía.

Nos colma la paciencia.

Nos hace la vida miserable.

¿Qué hacemos cuando llega a nuestras vidas un cliente de este tipo?

Si me preguntas a mí, yo hago 2 cosas:

1. Preguntarme ¿qué he hecho yo que ha atraído a este sujeto a mí? (y luego hacer los ajustes para asegurarme de repeler a todos los de su clase)

2. Despedir a ese HDP!

Bueno, para ser franco, mi orden es el inverso al que acabo de escribir.

¿Sabes? La vida es demasiado corta como para perderla con idiotas que solo saben amargarte la vida.

Si dependes económicamente de estos tipos… man, ciertamente tienes cambios importantes que efectuar en tu negocio.

Tu vida es tu mayor activo. No vale la pena desperdiciarla solo porque no tienes dinero. Esa es la forma en que piensa la gente barata.

Y tu no eres barato, ¿o si?

No pongas como excusa tu necesidad o las necesidades de tu familia… no hay excusa para vivir permanentemente dependiente de los caprichos de gente que detestas.

Si por alguna razón estuvieras en esa situación, haz un pacto contigo mismo para salir de ahi en un máximo de 90 días. Y luego haz todo lo que tengas que hacer para lograrlo.

Sé que la mayoría de personas que lea esto lo descartará porque considerará que suena bonito pero no es práctico.

Esa misma gente olvida que solo una persona impráctica se mete en el mundo de los negocios.

Hay que ser especial (o muy ingenuo) para tratar de tener éxito como emprendedor. Por mucho que no es el camino fácil.

La gran pregunta es:

¿Cómo diablos hago para poder despedir a todos esos miserables que me hacen la vida de cuadritos tan pronto como sea posible?

Y la gran respuesta es:

Creando una masa de clientes mucho más agradables
que te den suficiente dinero!

D’oh! << Expresión de Homero Simpson!

Ahora, ¿cuál es la forma más barata, práctica y fácil de hacerlo?

Adivinaste, Quimo Savvy… utilizando el email.

El email es el último recurso del emprendedor chiquito. Es una forma no invasiva, barata (gratuita en este momento), y muy eficiente de pedirle dinero a la gente…

…que muy poca gente sabe utilizar bien (por lo que es todavía más fácil sobresalir de entre la multitud).

En mi último mensaje te comenté que iba a hacer el lanzamiento de mi Newsletter especial para ganar dinero con email. ¿No lo recuerdas?, puedes echar un vistazo aquí.

Bueno, aproveché en las vacaciones para hacer los ajustes que necesitaba para iniciar la promoción de dicho Newsletter en los próximos días.

Te mantendré informado. Mientras tanto, tal vez te interese echarle un vistazo al próximo evento que voy a impartir junto a mi socia Dina Guillén el Sábado 13 de 8 a 12m.

Estamos en contacto,

Erick Monzon

Un comentario en “Que hacer cuando tus clientes apestan”

  1. Erick,

    Espero no aburrirte diciéndote “que buen post”.

    Y es la verdad… estruja el corazón un cliente difícil! y si que lo hace.

    He aprendido mucho de tí en este tiempo sobre este tema… eso me ha permitido mandar el mensaje correcto y poder identificar mi audiencia.

    Yo me quedo en la espera de empezar ya tú newsletter para aprovechar mejor el uso del mail.

Los comentarios están cerrados.