Rebel yell

Una de estas noches pasaron un set de videos de Billy Idol por VH1 y aunque nunca fui un die-hard fan de Billy, Rebel Yell es la ley.

Me recordó a un martes por la tarde hace 20+ años… yo tenía 1 semana de haber aprendido a manejar y estaba realizado con mi primer carro…

… atascado en una trabazón insufrible, sin aire acondicionado y solo con un radio al que tenías que moverle la perilla para sintonizar las estaciones.

Movía la perilla de un lugar a otro, molesto porque solo pasaban música basura, cuando de repente apareció Rebel Yell.

Yeah!!!

Mientras todos a mi alrededor estaban pitando desesperado para que alguien se moviera…

…Yo estaba con la radio a todo volumen, cabeceando frenéticamente y gritando “in the midnight hour, she cried more, more, more”

Debo haberme visto realmente ridículo… cuando terminó la canción vi que a mi alrededor me veían con burla y desprecio.

Yo, por supuesto, bajé la ventana y les grité “Coman m****a hijos de p**a!”

lol.

Cualquiera creería que veinte años después he madurado y ya no hago esas tonterías. La verdad es que todo sigue exactamente igual.

Cuando escribo publicidad, emails, afiches… a menudo recibo la misma mirada de esa vez.

Gente que se ofende por mi forma tan directa de hablar.

O que consideran que el anuncio es ‘feo’ porque “no se parece a los que están en los centros comerciales”

Ya sabes cuál es la respuesta.

Esa es la respuesta correcta.

Si algo tiene sentido para ti (y te da los resultados que deseas), la opinión de los demás es irrelevante.

Cuando internalices este último párrafo muchas cosas buenas comenzarán a ocurrirte.

Serás más interesante.

Harás cosas más divertidas.

Te seguirá más gente.

Y podrás ganar cubetadas de dinero.

El mundo no puede resistirse a un espíritu autónomo.

Y quienes desean ese espíritu son los que se han inscrito en este sitio:

http://ErickMonzon.com

Estamos a pocos días de grandes cambios en planeta Erick… y quienes estén ahi van a recibir cosas increíblemente palomas algo sustancialmente mejor que los demás.

Erick Monzon