Recetas para crear ingresos que dan indigestion a los gu-gurus

Si te has preguntado qué ha pasado conmigo en los últimos días, te cuento que mis planes de dominación mundial me han consumido más tiempo del habitual.

Pero afligirte no debes, pues ya estoy de vuelta.

Completamente recargado y listo para que algunos gu-gurús maldigan mi regreso.

Pero no más desvaríos. Empecemos.

Estuve revisando una info que mi amigo Borche me envió. Al man le encanta hacer espionaje de Facebook Ads y todo el tiempo está encontrando el punto flaco de campañas muy visibles para mostrarme errores comunes que cuestan mucho dinero.

Antes que me preguntes: No, no soy ni por cerca experto en Facebook Ads.

Pero me gusta tener amigos (o al menos acceso) a verdaderos expertos.

¿Sabes algo? Por alguna razón el nicho de “ganar-dinero-online” siempre es un ejemplo de tipos que complican todo innecesariamente.

Si eso no una tontería, es una deshonestidad diseñada para afligirte y sacarte más dinero del que imaginas.

En mi humilde (pero correcta) opinión, ganar dinero o hacer crecer un negocio online es simple.

No necesariamente fácil, pero simple.

Y aunque es muy trabajoso al principio, se parece mucho a una receta de cocina:

“Conoce una audiencia (de preferencia con dinero), añade una forma de comunicarte a voluntad con ella, crea una oferta que sea de su interés, añade una forma en que le gente te envíe el dinero (y tú lo recibas) y una forma de entregar lo que ofreciste.

Cocine a fuego lento enviando un email todos los días y repita todas las veces que quiera”

Ahí la tienes.

En vez de un embudo de 69 piezas móviles y de interminables secuencias de “email de buena voluntad”, únicamente llevas tráfico a una página de registro (optin) y envías un email todos los días que venda tu oferta.

Admito que quizá necesites más si quieres crear un imperio de Un Billón de Dólares.

Pero es más que suficiente si te las arreglas con $50,000 al mes.

Con esa receta podrás crear todas las fuentes de ingreso que quieras.

No es ninja ni sexy.

Pero funciona.

Si deseas ajustar el condimento y obtener la sazón que más te guste, puedes usar mi consultoría express.

Cuesta $150 y dura media hora.

Revisaremos tu estrategia, tu conocimiento del mercado, tu oferta y tu mensaje. 

No es para débiles de corazón y es probable que termines con una montaña de trabajo adicional que ni siquiera habías considerado.

Si eso suena como algo que puedes manejar, envíame un email con el asunto “Iniciemos el proceso de Consultoría”

(Si no tienes mi email, suscríbete a mi lista llenando el formulario que dice “Incrementa tus Ventas con Email”)

Erick Monzon