Sacandole brillo a zapatos sin suelas

Una de estas noches llegué muy temprano a una reunión en un hotel (no tanto por mi amor a la puntualidad, sino para evitar el tráfico infernal que padecemos gracias a los idiotas que eligen incompetentes para que nos gobiernen).

Como sea, en el lobby vi que 5 regalos de navidad colgaban del techo a unos 8 metros de altura y contemplé toda la delicadeza con que los armaron.

Como en el lugar no hay árbol de navidad, la mayoría de visitantes no inviertan más de dos segundos en admirar los regalos.

Como nota curiosa, el elevador del hotel no funciona desde hace seis meses.

Seis meses.

No hablo de un hotel una estrella en zona de mala muerte, sino de una respetable franquicia manejada por un grupo hotelero multimillonario.

Ese es precisamente el problema de muchos emprendedores.

Dedicar tiempo y recursos en cosas que pasan desapercibidas por la mayoría de sus clientes mientras desatienden las cosas que realmente importan.

Esto es como sacarle brillo a zapatos sin suelas.

Aunque los dejes preciosos, haz perdido por completo tu tiempo.

Cuando tienes bien lo que realmente importa, cuidar los detalles te da un gran plus.

Pero en mi observación, pocos negocios tienen bien todo lo que importa.

Así que la gran pregunta para tí es:

¿Sabes qué es lo que realmente le importa a tus clientes?

De verdad espero que tu respuesta sea un poco más elaborada que “gran calidad a bajo costo”.

Erick Monzon