Vendiendo hielo a los esquimales

Voy a hacer una excepción y voy a comentar algo que normalmente solo le diría a quien haya pagado por este tipo de claridad (o sea, uno de mis clientes):

Imagina que vas a montar un negocio en el que vendes habanos y quieres hacer una campaña ganadora que te ayude a capitalizarte.

Ya sabes que el punto 1 es identificar los problemas, miedos e inseguridades de tu mercado meta.

Así que comenzamos con la pregunta obvia: ¿quién es tu mercado?

Y acá es donde la mayoría se iría en chuco.

La respuesta de muchos sería: “los fumadores”

Lobito, si esa es tu respuesta, vas camino a perder mucho dinero. Y ahorita te explico el porqué.

Verás, hay por los menos tres tipos de fumadores:

Los que fuman cigarros, los que fuman habanos y los que fuman en pipa.

En su mayoría los que fuman cigarros se mantienen con los cigarros y los que fuman en pipa se mantienen con pipa.

A menos que te centres en el segmento que tiene la mayor probabilidad de darte dinero, lo más probable es que tu tiempo, dinero y energía darán vueltas por el inodoro.

Quien cree que “todo el mundo es mi mercado” tratará de venderle habanos incluso a los no fumadores. Ya verás cómo le va con eso.

Esto es marketing 101.

Si tienes el “a quién” bien, solo es cuestión que sepas cómo y por donde llegarle.

Si no tienes el “a quién” bien, no importa qué tan persuasivo seas. Será por gusto.

Por lo tanto, una de tus prioridades permanentes es tener el “a quien” perfectamente cuadriculado: Conocer cómo piensa, qué le gusta, quien es su enemigo, qué es lo que anhela, y cómo evoluciona.

¿Y es necesario todo eso para un negocio ordinario, como un car wash?

Un negocio es ordinario porque su dueño piensa y actúa de forma ordinaria.

Si quieres tener un car wash del montón, no necesitas más poner un rótulo, abrir y esperar.

Pero para que tu car wash cobre más que la competencia, brinde servicios corporativos y tenga un flujo predecible de dinero todos los días, la historia cambia por completo.

Ok, suficiente carnita gratis.

Ahora dime tú… ¿qué negocio tienes y cuál es el mayor problema que enfrentas?

Quizá escriba algo que te pueda ayudar.

Erick Monzon