En este momento estás viendo Arrebatando el Triunfo al Fracaso

Arrebatando el Triunfo al Fracaso

Hay días en que los planetas se alinean en tu contra, y

Hoy ha sido uno de esos días

Desperté más cansado que cuando me acosté, pues me atacó el reflujo por la noche –posiblemente se me pasó la mano con el picante en el asado dominical.

Por la mañana atendí compromisos que quitan tiempo pero no producen dynero, retrasando mi avance en la montaña de trabajo que tengo pendiente.

Al llegar a la oficina, me topé con que un proyecto se pospuso y dos clientes han pedido una nueva extensión para pagar.

Aunque he escrito bastante, no me satisface nada de lo que escribo y el no tener nada terminado aumenta la ansiedad.

Y para rematar:

He tomado tanto café
que tengo taquicardia, jaja.

No es el típico post de gu-gurú inmaculado, ¿cierto?

Por suerte, nunca me he presentdo como alguien que tiene la vida resuelta.

Es una realidad que:

La intensidad de tus problemas es proporcional a tu lugar en la cadena alimenticia.

Si subes en una, subes en la otra, y eso aumenta la carga sobre tus hombros.

Para muchos es preferible quedarse en su zona de confort.

Pero quienes se animan a seguir, saben que no pueden bajar la guardia ni descuidar su crecimiento personal y profesional.

Como el juego no se pone más fácil, eres tú quien debe volverse mejor, más rápido, más decidido, más eficiente, y hacer cosas concretas para que tu fuego interno se incremente día con día.

No tengo ninguna duda que terminaré el día bien y que el plan de progreso se mantendrá en su ruta.

Estoy tan seguro, que compraré unas cervezas bien heladas para festejar el triunfo que le arrebataré a este día.

No sé si hay una lección para tí en este email.

Pero si quisieras apoyar mi optimismo incurable colaborando en la celebración de esta noche, puedes hacerlo acá:

Disfrute su cerveza Sr. Lobo

Seguimos en contacto

El Sr. Lobo a.k.a. Erick Monzón