En este momento estás viendo Un secreto de 1937 para saciar tu ambicioso corazón

Un secreto de 1937 para saciar tu ambicioso corazón

Una noche lluviosa, el zar gringo del acero citó a un joven periodista y le encomendó una misión: entrevistar a los hombres más poderosos del mundo y extraer de ellos principios de prosperidad y riqueza que otros podrían implementar para su propio beneficio.

En caso de aceptar la misión, no se le pagaría salario alguno, únicamente se le abrirían las puertas para acceder a estos individuos.

Se le dieron 20 segundos para aceptar o declinar…

El joven aceptó, y luego de 20 años de investigación, publicó su libro “Los Pincipios del Exito”, que luego mutó en el mundialmente famoso y aclamado:

“Piense y Hágase Rico”

Desde su primera edición en 1937, Piense y Hágase Rico es quizá el libro más reverenciado en la literatura de negocios. El nombre del joven periodista es Napoleón Hill, campeón indiscutible del progreso.

¡ALTO! ¡STOP! ¡ARRET!

Todo lo que acabas de leer lo escribí de un tirón, sin ninguna edición, sin corroborar datos, tal como lo recuerdo de memoria.

– “¡Qué interesante Sr. Lobo! Es una lástima que no tengo idea de qué tiene que ver eso conmigo, ni cual es el secreto para saciar mi ambicioso corazón”…

(suspiro)

Se me ocurren al menos 5 formas en la que esto tiene que ver contigo y tus ambición desmedida por forrar tus bolsillos con dynero, y la primera se revela a sí misma cuando caes en la cuenta que:

Yo no debería saber, –mucho menos recordar– el origen de Piense y Hágase Rico.

No soy un fan duro-de-matar de Napoleon Hill. He leído Piense y Hágase Rico una sola vez, hace más de 20 años.

¿Sabes lo que eso significa? Te diré lo que significa:

Estamos ante un esfuerzo premeditado para evitar –entre otras cosas-, que esta información sea percibida como un conocimiento “del montón”.

De paso, revela la pregunta-cuchillo para muchos emprendedores:

Si en este momento, tomara al azar un lista con 100 clientes y suscriptores tuyos…

¿Cuántos podrían dar una descripción de tí, de tus valores, tu origen, tus visión -tan detallada como la que escribí al inicio de este mensaje, -sin siquiera pensarlo?

Para la mayoría, la respuesta es “muy pocos”, “casi nadie”, o simplemente :

-“¿Ah?”

Mientras sean así las cosas, sin importar tu talento, visión o dedicación:

¡Eres Un Commodity!

Un commodity es algo que únicamente se distingue por precio.

En los negocios, ser un commodity es la forma segura de trabajar mucho, ganar poco y ser acechado por clientes malditos.

-Incluso como copywriter.

Aunque es un tema fundacional, generalmente se menciona superficialmente, y como un punto aislado que no forma parte de una estrategia.

Y los resultados lo muestran.

Antes de dedicarle mucho tiempo a esto, quisera preguntarte:

¿Es este un tema que te interesa dominar? Tu respuesta me ayuda a mantener mis mensajes enfocados.

Seguimos en contacto,

El Sr. Lobo a.k.a Erick Monzon